×
Inés Sáinz
Inés Sáinz
ver +

" Comentar Imprimir
29 Junio 2010 03:00:33
Para ser grande, hay que ganarle a los grandes
Sé que aún sentimos la resaca de la derrota, que muchos de nosotros nos cuestionamos ¿hasta cuándo seremos capaces de cambiar nuestro destino? y ¿hasta cuándo las circunstancias serán a nuestro favor? Parece que año con año estamos más cerca, pero el resultado es siempre el mismo. Nuestro “alardeado” progreso no da resultados y al final, parece que sobre nosotros recae un tipo de maldición que no nos permitirá jamás llegar a cuartos de final en una Copa del Mundo fuera de nuestro país.

Pese a esta sensación de impotencia que nos invade, no podemos cerrarnos en un pesimismo o conformismo. La realidad es que si queremos algún día ser grandes, debemos de ganarle a los equipos grandes en cualquier instancia.

Lo cierto es que nos venden humo y nosotros nos dejamos envolver en la nube. México nunca fue constante, y así como un día nos hacía ilusionarnos otro nos dejaba llenos de dudas. Nunca supimos a ciencia cierta hacia dónde íbamos, lo mismo jugábamos espectacularmente que mediocremente. Lo que nos faltó siempre fue la constancia, y hoy en base a esta misma estamos fuera.

Por otro lado, quiero exponer abiertamente mi malestar con el hermetismo en el que se vio envuelta nuestra Selección en los últimos meses. Muchas exigencias, muchas excusas y mucha soberbia ante la prensa en general; se volvió una pesadilla trabajar con la Selección Nacional: siempre negativas, siempre migajas de información, siempre pedir y suplicar por favores. Se les olvidó que ante todo, los jugadores son ídolos, que la gente necesita sentirlos cercanos, que la gente quiere identificarse con ellos y para quererlos no basta con verlos en el terreno de juego, es necesario poder quitarles la faceta de jugadores y conocer la esencia de su personalidad, de su pensamiento y de su sentir.

En pocas palabras, compartir un poco más con ellos de este gran evento que paraliza a nuestro país. ¿Tanta payasada para qué? Esos aires de grandeza no deben existir en una selección que es seguida por toda una nación. He trabajado con muchas más selecciones en este Mundial, y les puedo decir que ninguna tan pesada como la mexicana para los medios nacionales e internacionales. Los comentarios externos hacia nuestro sistema son alarmantes y ameritan un cambio inmediato de actitud. Aclaro que esto rebasa la labor del departamento de prensa que hace, dentro de sus limitadas funciones, lo mejor que puede.

Ejemplos como el de la selección holandesa y española son una clara muestra que el éxito no está peleado con una apertura ante los diferentes medios de comunicación. Qué fácil alzar la voz, sentenciar un legítimo derecho a la información, sancionar acciones retroactivas a la imposición de reglas. Que fácil sentirse superior a los demás, tratar déspotamente a tu entorno; pero después de esa prepotencia, tarde o temprano llega la realidad, y ese efímero momento de altivez sólo hace más fuerte la caída.

Comentarios: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)


Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5