×
Dalia Reyes
Dalia Reyes
ver +
Comentarios a: [email protected]

" Comentar Imprimir
24 Enero 2019 04:00:00
Párese
La probabilidad de que nos pesque un stand up en un vuelo comercial, el súper o la Plaza de Armas es baja, aunque latente. Ante esta perspectiva, hace tiempo tomé una importante decisión: llevar siempre ropa interior limpia, o mostrar una actitud como si la llevara.

La ropa interior limpia es por si se requiere asistencia de un guapo bombero o un atractivo paramédico y tenga yo suficiente conciencia para percibirlo. Cualquier adulto sabe cuánta seguridad otorga a nuestra personalidad sabernos con el interior muy pulcro; aquí es donde entra el tema de la actitud.

Tuve, hace poco, una pérdida importante al respecto. De pie al aire libre, enajenada en una diferencia con alguien más, tuve frente a mí cierto acontecimiento estelar maravilloso: un bólido azul brillante, visto a la distancia con dimensiones similares a un globo aerostático, pasó frente a mí dejando una estela luminosa. Mi asombro me distrajo los primeros segundos, sin embargo, perdí de vista el destino de aquel objeto al distraerme para confirmar que mi contrincante no se había percatado del evento.

Me entretuve por un rato cavilando sobre cuánto hubiésemos disfrutado, en conjunto, de lo recientemente acontecido; para cuando me percaté de mi tontería, era demasiado tarde: tampoco yo me permití observarlo en plenitud. Perdí esa ocasión pensando en aprovecharla la próxima vez; pasaron ya 30 años y la oportunidad no regresa aún.

También vi a un hombre tirarse desde un segundo piso; nadie me dejó acercarme para prestarle ayuda o, por lo menos, atención paliativa y él murió solo. No es una experiencia deseable, tampoco probable, pero si se repite, debería sobreponerme a la opinión de otros.

Ambos fueron acontecimientos mayores, sin embargo, deberíamos responder a la pregunta sobre si cada día se nos escapan oportunidades irrepetibles como granos de arena entre los dedos. La petulancia humana inventó frases como estas cuando dejamos de mojarnos en la lluvia, tomarnos un día libre, conocer a alguien: hoy no puedo, ya lo haré mañana.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5