×
Redacción
Redacción
ver +

" Comentar Imprimir
20 Junio 2013 03:00:11
Paz en medio de la tormenta
Por: Lili de Galindo
Directora General de Comunidad Cristiana de México


El mundo está siendo invadido por agentes nocivos que causan un desequilibrio emocional y mental impresionante.  Tal parece que a muchas personas se les ha enseñado a soltar su mente y emociones a experiencias cada vez mas fuertes que les infectan, con efecto perturbador, muchas veces hasta producir un shock, dañándoles y enfermándoles profundamente. No saben echar fuera el temor y éste se convierte en pánico.

Aprende y enseña a tus generaciones a desarrollar un estilo de vida con equilibrio mental y emocional; un carácter fuerte, seguro y valiente en contra de cualquier adversidad.

Causemos una invasión del amor de Dios... ¡En Su amor no hay temor! (1a Juan 4:18)

¡Dios te ama a ti y a tu familia! ¡Dios ama profundamente a México! ¡Al mundo!

Una estrofa de nuestro himno nacional dice “Ciña ¡oh Patria! tus sienes de oliva de la paz el arcángel divino, que en el cielo tu eterno destino por el dedo de Dios se escribió”. No cabe duda que los autores del mismo (Francisco Gonzáles Bocanegra y Jaime Nunó) fueron inspirados por Dios a declarar proféticamente cómo conservarnos saludables, prósperos y poderosos en medio de la batalla.

No importa de que religión seas; fíjate como la Biblia nos habla de profundas verdades que nuestro himno plasmó. ¡Indiscutiblemente Dios nos ama! ¡Dios es nuestra paz!

“Ceñir” habla de mantener la mente (entendimiento) y las emociones (sienes) ajustadas como con un cinturón o vendaje y éste es la oliva (con el mejor efecto sanador y terapéutico, lleno de gracia sabiduría y amor). Dice la Biblia que la oliva es Jesús (Romanos 11), quien es la palabra (Juan1:1,14), Jesús es nuestra paz (Efesios 2:10) y podemos invitarlo a vivir en nuestro corazón (Juan 1:12).

Si aprendemos el secreto de vivir “ceñidos” por Jesús Él nos enseñará cómo calmar la tempestad en los momentos mas críticos.

Un día Jesús iba en una barca con sus discípulos y al desatarse una tempestad, sus discípulos le pidieron que la calmara pues casi se ahogan.  Dios volteó a los vientos y les dijo “cállense” y a las olas “enmudezcan”  y le obedecieron. (Mateo 8:23-27)

Si ceñimos la mente con el olivo, el cual es Jesús en nosotros, con la autoridad de hijos de Dios podemos decirle a los vientos de inspiración perturbadora que callen; y a las olas, que simbolizan las circunstancias que quieren impactarnos con temor destructivo, que enmudezcan y nos van a obedecer siempre que lo hagamos con fe.

Necesitamos tener nuevos hábitos sobre lo que dejamos entrar a la mente, cuidar el alimentarnos de sabiduría, la saludable, contenida en la palabra de Dios.

Si Jesús es nuestro Padre, Él nos llevará a niveles de excelencia. Podemos conservarnos poderosos y triunfadores en medio de la batalla. Podemos llegar a un destino glorioso en medio de la tormenta.

Logremos juntos que nuestras generaciones trasciendan aprendiendo y enseñando a muchos el secreto de vivir en paz en medio de la tormenta, con un equilibrio mental y emocional.

Te reto a que en medio de lo que estés enfrentado, no sueltes tu mente al temor ni al pánico que, finalmente, te llevará a pobreza, enfermedades físicas, etc.

Esto será medicinal para ti y los tuyos.

Ten pensamientos de fe y pronto verás respuestas extraordinarias.

Continuará...

Lili de Galindo
Directora General de Comunidad Cristiana de México
Emilio Carranza 905 Tel. (844) 412 2553
Twitter: @LilideGalindo
Comunidad Cristiana de México
Servicios  los domingos 8:00 am / 10:30 am / 1:00pm / 6.00pm
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5