×
Guillermo Herrera Márquez
Guillermo Herrera Márquez
ver +

" Comentar Imprimir
26 Octubre 2013 03:00:15
Peña, el villano o héroe priista
El Gabinete y el presidente de la República Enrique Peña Nieto parecieran no estar muy preocupados por la creciente animadversión que se ha ganado desde su llegada al poder, sin embargo, su partido debiera escuchar las voces de desacuerdo del pueblo, ya que el periodo sólo dura seis años y querrán mantenerse en 2018 en Los Pinos.

Aunque no lo visualicen por ahora, el PRI no se puede dar el lujo de perder otra elección presidencial, les costó mucho regresar al poder luego de que en 2000 cayeron a ser la segunda fuerza política en la elección presidencial y hasta el tercer escaño seis años más tarde, el ciudadano les dio una segunda oportunidad condicionada.

Al presidente Peña y su equipo se les ha olvidado rápidamente los vulnerables números que los tienen en el poder ya que fueron elegidos solo por el 24.19% del total del padrón electoral de 2012, si es que tomamos en cuenta que hubo un 36.1% de abstencionismo.

En el corto plazo el Gabinete de Comunicación Federal ha establecido una estrategia exitosa guardando silencio y dejando de publicar -para evitar críticas- estadísticas como la del número de muertes a causa de la lucha contra el crimen, tampoco han publicado los índices de aceptación y popularidad que tiene el Primer Mandatario al finalizar su primer año de gestión.

A los ojos de algunos sectores de la población se están tomando decisiones no apropiadas y cuyo único objetivo en el corto plazo es capitalizar al Gobierno federal, pero sin tomar en cuenta los intereses de la Nación.

La primera gran reforma planteada y aprobada fue la educativa, la que sin duda le ha generado millones de detractores ya que es preciso señalar que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación es la agrupación más grande no sólo de México sino de toda Latinoamérica.

Ahora la reforma hacendaria también ha provocado mucha molestia en sectores fronterizos y sobre todo empresariales, quienes han hecho público su descontento por las reformas aprobadas por nuestros “honorables” diputados y senadores.

Un detalle que tienen los priistas a su favor es que no solamente ellos hacen oídos sordos de las necesidades de los mexicanos, también el resto de los partidos parecieran estar negociando rebanadas de un pastel con las reformas, sin tomar en cuenta que son trabajadores y representantes del pueblo y que no tienen en su perfil de puesto el concepto de autonomía.

Si bien es cierto el PRI domina numéricamente la Cámara de Diputados y la Cámara de Senadores no lo hace con el dominio de antaño, han perdido posiciones valiosas ante el PRD y el PAN, por lo que deben seguir trabajando, primero en mantener su número y luego para seguir creciendo.

Los jóvenes son un sector que en numerables ocasiones han manifestado su descontento por Peña y todo lo que él representa, no podemos olvidar el movimiento llamado “Yo soy 132” o las rechiflas que han hecho al Mandatario cuando acude a una universidad, o bien la última acontecida en Guadalajara durante la XI Cumbre de Negocios, cuando una joven regiomontana de posgrado reclamo al presidente, sin importarle que el Gobernador del Estado y los organizadores del evento se la querían comer con la mirada, cuando rompió el protocolo establecido.

Gran parte de esta molestia se basa en que los jóvenes no se sienten escuchados y tomados en cuenta, sólo se les cita cuando se requieren hacer spots electorales y cuando es tiempo de votar.

Peña y su equipo decidieron apostar y tomar el trabajo con circunstancias poco alentadoras, un gobierno sólido en materia económica, pero sin mucha liquidez, con miles de problemas de seguridad y donde la población exige soluciones inmediatas.

Pareciera que las reformas traerán consecuencias positivas en un plazo muy largo, pero si ayudarán a capitalizar financieramente rápido al Gobierno federal, el cual muy poco o nada ha hablado de dónde utilizará dicho recurso en su gasto corriente de 2014, por lo que será fundamental aplicar programas de austeridad, el país es uno muy distinto al que gobernó el PRI anteriormente y donde se capacitaron los Chuayfetts, los Videgarays y los Osorios.

Los priistas no pueden olvidar que este es otro México al que gobernaron por más de 70 años y que si llegaron de nueva cuenta al poder es con condiciones, no pueden arriesgar la estrategia que han venido trabajando con gobiernos estatales y municipales por años, tratando de recuperar el prestigio que alguna vez tuvieron.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5