×
Raymundo Riva Palacio
Raymundo Riva Palacio
ver +

" Comentar Imprimir
19 Junio 2019 04:06:00
Peña Nieto: el objetivo
La Comisión Nacional Bancaria y de Valores de Estados Unidos, la Securities and Exchange Comission, tiene un Programa de Informantes que ha sido redituable. Mediante este programa para combatir la corrupción, aquellos informantes cuya información lleve al éxito una investigación, reciben entre el 10 y el 30% de las sanciones impuestas, siempre y cuando superen el millón de dólares. Son incentivos muy fuertes para los llamados whistleblowers, y desde 2011, la Comisión, conocida por sus siglas SEC, ha pagado más de 276 millones de dólares a quienes les han soplado secretos. Uno de estos informantes señaló al expresidente Enrique Peña Nieto de recibir sobornos de un empresario italiano por la operación de venta de Fertinal a Pemex en 2015, adquirida con sobreprecio.

Una copia de la declaración del informante a la SEC fue entregada a Noé Cruz, un veterano reportero en temas energéticos, y que publicó en El Universal. Peña Nieto, que se ha caracterizado por ser muy lento en responder, actuó con prontitud. A las 11 de la mañana con 38 minutos escribió en Twitter: “Rechazo categóricamente las falsas imputaciones en mi contra, publicadas esta mañana en distintos medios y atribuidas a un supuesto informante. No es la primera vez que se pretende inculparme de mala fe y sin fundamento alguno. Por supuesto, mienten”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador también se vio obligado a tomar una posición durante su conferencia de prensa mañanera en Palacio Nacional. Dijo no tener información de una investigación sobre Peña Nieto, pero señaló que “es muy difícil que un Presidente de la República no se entere de un negocio de esa magnitud”. López Obrador no mintió. En la investigación que se abrió en México no figura el nombre de Peña Nieto, lo que de ninguna manera excluye el presunto involucramiento revelado por el susodicho informante de la SEC.

Las hojas de la acusación del informante que mostró El Universal, dejan más preguntas que respuestas. No es una declaración que haya salido de la SEC, cuyas investigaciones son guardadas con enorme secrecía hasta que dan a conocer los resultados de la pesquisa, cuando esta resulta en una sentencia de culpa y resarcimiento económico. Por lo que se aprecia en el documento, esas copias salieron de un despacho de abogados, quizás del informante o de personas vinculadas a él. En uno de los párrafos difundido se deduce que el informante firmó una petición “TCR”, acrónimo de Tip, Complaint or Referral (Tip, Queja o Referencia), que es un formato de siete páginas con preguntas y explicaciones que se le piden a quien la firme.

El extracto de la declaración difundida por el periódico está expurgado, lo que indica que la persona que se lo proporcionó al diario no quería que una serie de nombres, acciones y fechas salieran a la luz pública, con lo que se evita revelar quién es el o la informante. Los nombres que ahí aparecen son los de Fabio Mássimo Cobarruvias Piffer, que vendió Fertinal a Pemex; el dueño de Grupo Salinas, Ricardo Salinas, porque los fideicomisos del empresario se manejaban en Banco Azteca, y Peña Nieto. La acusación del informante señala que a través de un fideicomiso que se creó para la operación con Pemex, el Fideicomiso 470, se sacó el dinero para el presunto soborno a Peña Nieto. Ningún otro nombre aparece abiertamente en la declaración, al haber sido expurgado. Ni siquiera, extrañamente, el de Emilio Lozoya, quien como director de Pemex hizo el estudio para la compra de Fertinal en 2015.

El documento publicado tiene algunos detalles que son diferentes a los documentos oficiales en Estados Unidos. Uno de ellos es que aparece el nombre de Cobarruvias sin el segundo nombre, Mássimo, ni el apellido materno, Piffer. Puede ser irrelevante, pero llama la atención. El que haya nombres y aparentemente fechas y lugares expurgados, dejando únicamente tres protagonistas de la operación de Fertinal, sugiere que Peña Nieto es el objetivo central del informante, que también quiere embarrara Salinas, cuyo nombre resurgió colocó recientemente en el escenario Proceso.

La pregunta que queda no es sólo quien aportó los detalles de la operación, sino para dónde va. El abogado de Lozoya, Javier Coello Trejo, ha puesto sobre la mesa los nombres del expresidente y del entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y en la víspera de la publicación de El Universal, adelantó su deseo de llamar a declarar a Peña Nieto. En una entrevistaen Foro TV el martes, Coello Trejo reveló que la operación de compraventa de Fertinal no fue con dinero de Pemex, sino que salió de Nafin, que en ese entonces dirigía Jacques Rogozinski, y Bancomext, que encabezaba en el momento que se concretó la venta, Alejandro Díaz de León, actual gobernador del Banco de México. La autorización de quién pagaba, debió salir de Hacienda. Su cliente, precisó, “no se mandaba solo”.

¿Es Videgaray el objetivo de Lozoya? Los dos terminaron muy mal su relación, pero se desconoce si el exdirector de Pemex es el informante. ¿Es Peña Nieto a quien pretende inculpar? Para que pudiera comprobarse, tendría que haber documentos del Fideicomiso 470 que lo vincularan directamente, lo que hay que esperar y ver. Lozoya es prófugo de la justicia, pero la acusación de lavado de dinero no tiene nada que ver con la operación de Fertinal. Esta revelación eleva la presión sobre López Obrador para actuar en contra de su antecesor, a partir de un nuevo escándalo mediático lleno de verosimilitudes e incertidumbres que, lo único concreto que se puede observar, es que regresa la atención al abandonado tema de la corrupción.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5