×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
05 Mayo 2019 03:10:00
Pensiones
SIEMPRE HA SIDO UN SECRETO a voces que cualquiera –mediante cierta cantidad- puede obtener una pensión en el IMSS sin merecerla, y aunque en estos días recientes se ha vuelto un escándalo el tráfico de pensiones en Monclova, eso lleva años aconteciendo.

ESTE ÚLTIMO ESCÁNDALO SE HA focalizado en algunos obreros que sin tener la edad ni padecimiento alguno necesarios para pensionarse, obtuvieron su pensión por medio de un coyote –ex funcionario sindical- en contubernio con cuatro médicos. Se exige ahora castigo para esos médicos que se prestaron al enjuague, pero también deberían ser sancionados quienes compraron su pensión, y –como mínimo- devuelvan el dinero que han recibido como pago de esa pensión ilegalmente obtenida.

SIN EMBARGO, EL TRÁFICO DE pensiones ilegales no se limita a los obreros, sino entre los empleados de confianza de las empresas más importantes de la localidad es una práctica común. De casi todos son conocidos diferentes casos de empleados que son reajustados y sin tener la edad ni padecer enfermedad alguna compran su pensión. Y más aún, abundan los casos de trabajadoras del IMSS, cuyos esposos son médicos del Seguro, que obtienen su pensión inmerecidamente en contubernio con su conyugue, diagnosticándoles padecimientos inexistentes, por ejemplo alguna enfermedad en la columna, aunque la pensionada anda en tacones como si nada.

TODOS SABEMOS DE ALGUNOS CASOS. Por ejemplo, Cecilia “N”, quien trabaja en un corporativo local, y lleva años con una pensión parcial permanente, obtenida mediante el diagnóstico de un mal inexistente y que obtuvo gracias a sus contactos en el IMSS que ha cultivado durante años por motivos de su propio trabajo. Pensionada sigue trabajando y lo presume.

OTRO CASO ES EL DE Daniel “N” quien fue reajustado de una importante empresa local al cancelar su puesto en el departamento de Compras. Con 54 años de edad, sin enfermedad alguna y con el pretexto de “yo ya he trabajado mucho y a mi edad no puedo conseguir otro empleo” decidió entrevistarse con una doctora del IMSS para que le arreglara la pensión. Le pidió 80 mil pesos y se los entregó, la mandó a hacer exámenes médicos y todos los trámites necesarios. La doctora le inventó un padecimiento en una rodilla, entre otras mentiras; luego de varias llamadas y vueltas al IMSS, cuatro meses después Daniel por fin obtuvo su pensión, pagó lo que había acordado y ahora sí, a vivir de su pensión.

TAMBIÉN ESTÁ EL CASO DE Elena “N” quien aún sigue trabajando en una conocida empresa local, quien a los 57 años le ofrecieron la pensión mejor remunerada mediante el pago de 150 mil pesos, y aunque ella siempre ha tenido un buen nivel de vida –vive en la Guadalupe-, una vez al año viaja de vacaciones al extranjero en compañía de su esposo y tiene casa en Cuatro Ciénegas, se le hizo poco dinero para comprar su pensión. También el médico que lo atendió le inventó padecimientos y en pocos meses ya recibía su pensión comprada y la presume como un triunfo de su astucia de que además de seguir trabajando mediante servicios por honorarios, disfruta su pensión.

UNA COSA CURIOSA ES QUE los protagonistas de estos tres ejemplos condenan la corrupción y se quejan de que el nuevo gobierno no haya encarcelado a los peces gordos que han saqueado el país. Sin embargo, quienes compraron sus pensiones, no han querido percatarse –y mucho menos les importa- que al comprar esa pensión indebida están siendo cómplices de las graves carencias que durante los últimos años han deteriorado el servicio del IMSS.

NO HAN QUERIDO VER QUE durante los últimos cinco años se ha reducido escandalosamente la inversión en infraestructura y equipos, que la cantidad de quirófanos se ha reducido, así como el número de camas. Que a pesar del aumento de los derechohabientes que padecen diabetes y/o hipertensión, se ha reducido el número de enfermos atendidos, así como la atención en urgencias y en consultas; sin mencionar el obsceno desabasto de medicinas.

PARA NADIE ES UN SECRETO que el IMSS está peor que nunca, principalmente en Monclova y la región, por eso no se vale que algunos vivales, sin necesidad médica ni económica adquieran pensiones indebidas; ellos también deben ser sancionados.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5