×
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
31 Julio 2019 04:06:00
PENSIONES
PENSIONES

Son un esquema Ponzi de crecimiento perpetuo, y ya sabemos que el crecimiento infinito no es posible en un mundo finito. “El Manuel” lo explica con manzanitas: “El problema de pensiones es global. Vean a Chicago. O a todo el estado de Illinois.

“En Little Harven, Illinois, la ciudad está despidiendo a bomberos y policías para poder pagar a bomberos y policías retirados. El gasto por pensiones ocupa el 24% del presupuesto (en 1996 este porcentaje era 2.9%). En 1996 el bono a 10 rendía 6.4 por ciento.

“Hoy, con rendimientos minúsculos, es imposible hacer crecer a los activos en el plan de pensiones. Más de esto en http://www.pensiontsunami.com No es tema de afores, ni de neoliberalismo. Es tema actuarial y la fórmula tiene 3 elementos: valor presente de las pensiones laborales, rendimiento de los activos del fondo de pensiones y pirámide poblacional”

Y yo recuerdo el viejo chiste de los economistas que naufragan y se refugian en la proverbial isla desierta. Sobreviven muchas latas, pero los economistas no tienen cómo abrirlas. Entonces al más listo de ellos se le prende el foco y da la solución: “Supongamos que tenemos un abrelatas...”.


RENDIMIENTOS

Considerando la longevidad actual, el trabajador promedio tendría que “ahorrar” en las afores al menos 75% de su sueldo neto durante al menos 50 años (suponiendo un desempeño espectacular de su capital ahorrado, durante todo ese tiempo) para alcanzar una pensión de, cuando mucho, la mitad de su salario terminal.

Obviamente, esto es imposible, impensable (el mundo cambia de sistema monetario cada 40 o 50 años, o sea que de-saparecerá el vigente durante el plazo del “ahorro”). ¿Ergo? Octavio tiene razón: la gente quiere ser engañada y/o cree en la magia. Una afore no es la solución. Y tampoco un sistema gubernamental como el clásico IMSS.


ESQUEMA PONZI

Wikipedia: “El esquema Ponzi (por Carlo Ponzi y sus fraudes de 1920) es una operación fraudulenta de inversión que implica abonar a los inversores intereses obtenidos del dinero de nuevos inversores.

“Es un sistema piramidal en el cual la única manera de repartir beneficios a los primeros inversores es repartir el dinero aportado por otros nuevos inversores que caen engañados por las promesas de obtener igualmente beneficios de quienes entren después.

“Este sistema funciona solamente si crece la cantidad de inversores en la pirámide; una vez que deja de entrar gente al ‘negocio’, el estafador se ve impedido a cumplir su promesa y la pirámide colapsa.”


NI MELÓN NI SANDÍA

Yo estoy en contra de cualquiera que se robe este dinero vía un esquema colectivista-socialista-comunista, sea por hipnosis o sea por obligación (con la ilusión de una pensión de vejez). Esto es caer en la trampa de derecha o izquierda, con la que los humanos creemos que vamos a “solucionar” algo, mientras la elite se queda con el dinero de todos. Nadie (ni el Gobierno ni las afores privadas ni nadie) tiene por qué “manejar” dinero ajeno a la fuerza. “El Gus” repite el mantra oficial: “Al colocar el dinero de ahorros en una Afore, el trabajador se convierte en inversionista. Y su pensión aumenta en la medida de lo que ahorra. El sistema anterior dejaba en manos del Gobierno el ahorro del trabajador y claro, disponía de los fondos como propios”.

No importa quien ponga la cara: si el Estado o el Mercado. Es crony-capitalism (mercantilismo) de todas maneras; el dinero extraído a los ciudadanos-trabajadores se concentra en la cúpula y se pierde en el Olimpo, vía los ladrones del Gobierno y los sindicatos, o vía los ladrones financieros-bancarios.

Cuando este sistema truene (porque va a tronar), propongo no sustituirlo por otro de ninguna índole. Hacer como antes de 1943 y dejar que cada ciudadano se preocupe del viejito que le espera. ¿Un futuro sin pensiones forzosas? Aunque le suene absurdo a la mayoría. Lo otro es ideal, maravilloso, hipnótico, seductor… pero imposible.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5