0
×
1
Guillermo Fárber
Guillermo Fárber
ver +
Guillermo Fárber (25 de septiembre de 1948, D.F.) estudió ciencias y técnicas de la información y una maestría en administración; se ha desempeñado como reportero, redactor, guionista en Televisión Independiente de México, comentarista político en Radio 13, radio Fórmula, Radio ABC, conductor de ¡Cámara con los grillos!, primer programa de periodismo puramente palamentario en la historia de la radio mexicana, editor del portal mexico.com, columnista político en publicaciones como Vértigo, Excélsior, Noroeste de Mazatlán y Culiacán, Sinaloa, Por esto!, de Yucatán, comentarista de televisión en Canal 40, coordinador de Información en el Instituto de Desarrollo de Recursos Humanos del gobierno del Estado de México, y en un sinfín de puestos relacionados con la comunicación y la mercadotecnia. Entre sus publicaciones se encuentran, Elogio d ela locura de un ave desairada, Costa-Amic, 1976; El mexicano diseñado por el enemigo, V Siglos, 1976; A imagen y semejanza (novela política), siglo XXI, 1992; Política de competencia en México: desregulación económica 1989-1993, FCE, 1993; Adiccionario del chacoteo, Sansores y Aljure, 1997; Fobaproa: bomba de tiempo (coordinador y coautor), Times, 1998; La nueva crisis de México (en colaboración), Aguilar, 2002; ¡Déjate de pendejadas!, Excélsior, 2003.

" Comentar Imprimir
04 Noviembre 2019 04:06:00
Pensiones
PENSIONES
La mega compañía General Electric dice que su plan de pensiones asume que sus rendimientos de la inversión están “garantizados”. La tasa de rendimiento esperada fue por décadas de 8.50%. En 2009 la redujeron a 8.00%, luego a 7.50% en 2014, y es ahora de 6.75 por ciento. Así que en una década fueron desde delirantes hasta meramente desquiciados. Todavía asumen que cada dólar en su fondo de pensiones crecerá para transformarse en casi $4 en 20 años. La verdad es otra y triste: no hay forma de que puedan obtener los rendimientos que necesitan para cumplir con sus obligaciones. La próxima recesión mundial seria (con un mercado bursátil bajista) creará una espiral de muerte para muchos fondos de pensiones, hasta el punto de que simplemente no puedan cumplir sus promesas. Esto va a suceder, nos guste o no. Es una certidumbre matemática.
 
PLAGAS DE CONEJOS
Ya eché un vistazo a los canguros y a los camellos en Australia. Ahora le toca a otra especie simpática inesperada: los conejos. “Estos mamíferos, que se reproducen con enorme rapidez, fueron introducidos en el país de Oceanía y provocaron una gran alteración en el ecosistema; fue tal el daño que desplazaron y extinguieron a otras especies. La historia de los conejos en Australia es uno de los mayores ejemplos de una mala gestión de la fauna por parte del ser humano, y de los estragos que pueden causar las especies invasoras en nuestros ecosistemas. Las especies invasoras son animales que se introducen en un ecosistema que no es el suyo y causan problemas; principalmente desplazan a otras especies de fauna y flora, lo que amenaza la salud de los ecosistemas en los que son introducidas. El consumo de forraje por parte de los 10 mil millones de conejos que había en 1920 (me parecen demasiados conejos, pero esa cantidad es la que dice la fuente) había producido erosión, desertización e impactos en la agricultura cuyo costo para Australia sería de 350 millones de dólares anuales”.  https://misanimales.com/paso-los-conejos-australia/
 HISTORIA

“En 1859, un granjero inmigrante de nombre Thomas Austin, liberó 24 conejos en Australia porque, según él, ‘la introducción de unos cuantos conejos no haría daño y le daría un toque hogareño, además de un buen lugar para cazar’. En 50 años esos conejos importados colonizaron en Australia una extensión equivalente a la mitad de Europa, avanzando unos 100 kilómetros anuales debido a su gran capacidad reproductiva. Una hembra adulta es capaz de tener 40 crías al año. La gran proliferación del conejo provocó efectos devastadores. El conejo invasor acabó con los pastos que comían los animales autóctonos, provocando la extinción de especies nativas y arrasando los bosques. Los australianos utilizaron balas, trampas y venenos para frenar su avance. Con este simple hecho se inició la construcción de una de las barreras más largas jamás erigidas por los seres humanos: la cerca contra los conejos de Australia, que alcanzó 3 ml 256 kilómetros de largo (el muro que pretende Trump tendrá la tercera parte y causa furor). En 35 años, estos animales se habían apoderado del continente porque no tenían depredadores naturales. Durante siglo y medio, el gobierno australiano ha buscado varias soluciones, desde pulgas importadas hasta venenos y trampas. Nada ha podido hacer mella a los nuevos inmigrantes. Las cercas fracasaron casi instantáneamente: por un lado, los conejos se expandían con más rapidez de lo que se construía la valla; por el otro, la gente se descuidaba y dejaba las rejas abiertas, y así el “sistema de defensa” quedaba vulnerado por un gran sistema de boquetes.Se utilizó un virus que se transmite por mosquitos y pulgas y provoca una enfermedad en el conejo, la mixomatosis. Este virus causó la muerte de 500 millones de conejos en solo dos años, pero pronto se hicieron resistentes. En la década de 1990 su número se disparó de nuevo a unos 300 millones”.  https://historiaybiografias.com/conejo_australia/
Imprimir
COMENTARIOS


9

1 2
  • 3 4
  • 0
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95