×
Inés Sáinz
Inés Sáinz
ver +

" Comentar Imprimir
01 Mayo 2012 03:00:44
Pep, ¿por qué ahora?
Dice la frase que “nada es para siempre”, y hoy, la Barcelona la sufre en carne propia, pues lo que parecía un idilio interminable entre Josep Guardiola y el club ha llegado a su fin de manera dolorosa y hasta polémica.

La afición y el equipo blaugrana están dolidos, la irrefutable decisión de Pep tras cuatro años gloriosos al mando para emprender un nuevo camino que, aunque por ahora no es claro, lo sitúa lejos del equipo de sus amores, es algo que ha caído como un balde de agua fría al barcelonismo. Es inevitable sentir el ambiente de desconsuelo y malestar, y la pregunta obligada es: ¿Por qué ahora? La respuesta que ha puesto el hasta hoy en día estratega del equipo, no convence ni convencerá; el decir que era algo ya meditado y decidido tiempo atrás, no consuela ni quita el sinsabor de sentir que abandona el barco en el momento en que ha encallado, en el momento en que parece que la suerte y la fortuna se han ido e indiscutiblemente se sienten a la deriva.

En un contexto personal es fácil entender la presión por la que atravesó durante su gestión Pep; sin embargo, él fue quien puso la vara en lo más alto para ser medido, y ahora es simplemente imposible bajar el estándar al cual acostumbró al mundo entero. Es por ello que se entiende que hoy busque un respiro y un nuevo comienzo, pero creo que poniéndose en el lugar del club debería entender que no es el momento de dejarlos, que tendría que anteponer los intereses del equipo a los propios, al menos una temporada más, anunciando desde un comienzo que sería la última, pase lo que pase, dando tiempo para asimilarlo y planear los pasos a seguir.

Seamos honestos, ¿quién va a poder llenar hoy en día los zapatos de Guardiola? Su manejo de vestidor, su valentía, su proposición de juego espectáculo, su estrategia, su buen entender con los medios de comunicación, y hasta su carisma y estilo a la hora de estar en el banquillo. A la par de sus éxitos deportivos, a Pep, lo hizo único la calidad humana con la que llevaba de la mano la perfección que rodeó al Barcelona por tanto tiempo y que lo tiene entre los favoritos de la afición alrededor del mundo. El carácter fuerte, siempre dispuesto, directo, apasionado y de personalidad intachable dentro y fuera de las canchas hacían de él un ejemplo a seguir. Su espíritu vencedor y capacidad para explotar al máximo el talento de cada elemento del club volvieron a este equipo simplemente mágico y sublime.

No quiero menospreciar de ninguna manera lo que podrá hacer Tito Vilanova al mando, pero sí creo que todo mundo espera que de alguna manera sea otro Pep, y seamos honestos, eso simplemente no va a ocurrir.

Tras una despedida siempre es inevitable comenzar a vivir recuerdos y momentos que han quedado en la historia, y es esa historia justamente la que nos lleva a preguntarnos si podremos —tras solamente 4 años de gestión— otorgarle a Guardiola el calificativo del mejor entrenador en la historia del Barcelona. Es un tema que me resulta complejo, aunque por un lado, los números se pueden encargar de matar las dudas que se pudieran tener al respecto: 13 títulos ganados de 18 posibles, una implacable marca de 175 victorias en 242 partidos disputados, empatando 46 y únicamente con 21 derrotas en la bolsa que consiguió Pep, sin contar su porcentaje superior a 60% por partido de posición de balón.

Hasta pronto Pep, y gracias por devolverle al mundo la esencia del verdadero futbol.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5