×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
09 Octubre 2018 04:00:00
Perdón, amigo criminal
Desde que estaba en campaña, Andrés Manuel López Obrador provocó una fuerte división de opiniones con su propuesta de una amnistía para la delincuencia, como medida para acabar con la inseguridad y la violencia. Del lado de los que rechazaron la ideota estaban quienes han padecido, precisamente, a los criminales: las víctimas. Pero no todo fueron críticas, pues hubo quienes aplaudieron la medida: sí, los narcos, los secuestradores, los sicarios, los extorsionadores, los halcones, los corruptos y hasta los que andan de huachicoleros.

Pero como el viejito chulo es más necio que un viejito no tan chulo, siguió adelante con su ideota de perdonar a los delincuentes y hasta organizó foros por todo el país, dizque para consultar a las víctimas. ¿En qué acabó aquello? En que los lopezobradoristas se pandearon como láminas de triplay, pues no aguantaron la presión ni las críticas y, de plano, decidieron cancelar los dichosos foros. Total: quienes se quedaron sin ser escuchadas fueron las víctimas y los deudos de estados tan tranquilos como Veracruz y Tamaulipas, donde no pasa naaada, no se mata ni a las moscas y es tan seguro salir a la calle como si se estuviera en Londres o Ámsterdam.

Quién sabe por qué la gente se opone a que se perdone a los delincuentes. Si el amado líder Andrés Manuel lo dice, es porque es bueno, debe ser cierto y seguramente es verdad. Recordemos que el amado líder no se equivoca y cuando se equivoca, ¡nadie debe darse cuenta! Soy una persona convencida de que el amado líder, presidente electo, estrellita de la mañana y ventura de los mexicanos tiene la boca llena de razón; debido a eso es que hoy propongo que no solo perdonemos, sino que también le pidamos perdón a los delincuentes.

Perdón, amigo criminal. Te escribo, porque el amado líder nos ha pedido perdonar a los delincuentes. Y si él lo dice, debe tener razón, pues nunca se equivoca. Es por eso que yo quiero ir más allá: no solo te voy a perdonar, sino que te quiero pedir perdón en nombre mío y de todos los mexicanos. Perdóname, querido ratero, por haberte dificultado la existencia poniéndole birlos de seguridad a las llantas de mi coche. No pretendía hacerte perder el tiempo, solo era que, egoístamente, no quería gastar en llantas nuevas. ¡Por favor, discúlpame!

Y a ti, amigo extorsionador, te pido que excuses mi falta de tacto cuando me llamabas a las 3 de la madrugada para decirme que tenías secuestrado a mi hijo. Ahora entiendo que no debí colgarte el teléfono, que no era un asunto personal, sino que era tu trabajo. No debí de resistirme a darte los datos de mi tarjeta de crédito cuando quisiste estafarme con un superpremio que me había ganado en un concurso al que nunca entré. Por supuesto también lamento haber reportado tu teléfono a las autoridades cuando me amenazabas de muerte si no te daba dinero, la factura del coche o los nips de 10 tarjetas telefónicas.

Te pido perdón, también a ti, amigo narco, porque hoy gracias al amado líder entiendo que no buscabas hacerle daño a la sociedad al dejar regadas en la calle las cabezas de tus enemigos; hoy sé que solo pretendías hacernos ver que sufrías y que no era tu culpa ser tan malo, sino que eras una pobre víctima del corrupto sistema.

A todos ustedes, queridos criminales a los que alguna vez ofendí de manera injusta e insensible llamándolos “hijos de puta”, hoy les pido perdón, porque sé que la Cuarta Transformación, como el sol, sale para todos y que ustedes, en cuanto sientan en sus caras todas bonitas el rayito de la esperanza, se volverán más buenos que un bolillo pal susto.

¡Nos vemos el jueves!
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5