×
Eduardo Castañeda Sarabia
Eduardo Castañeda Sarabia
ver +
Eduardo Castañeda Sarabia es originario de la Ciudad de México(1976) Periodista, devenido maestro, columnista, arreglista y compositor, empresario restaurantero y crítico cinematográfico-musical. Mitad capitalino, mitad regiomontano, escribió seis años para el diario Reforma, ofreció cátedra durante un año, y llenó estómagos por el resto de sus días en El Hijo de la Tostada, el restorán de su propiedad".

" Comentar Imprimir
20 Octubre 2008 04:00:29
Perfectamente salpimentada
De principio, un hurra por el cine mexicano. Ya basta de historias trilladas, de churros predecibles, de actuaciones acartonadas, de actrices de telenovelas dando el brinco al celuloide.

“Bajo la Sal”, un proyecto que tardó ocho años en cuajarse, es precisamente eso, un filme que se supo cocer a fuego lento, o apoyándose en el título, supo secarse lentamente al sol, como la simple pero aún complicada carne seca.

Mario Muñoz, su director, que sólo había realizado cortometrajes, da un paso enorme como cineasta, haciendo quedar en ridículo a muchos de sus colegas con su ópera prima. No da toques de maestría, pero en casi dos horas y medias, sabe contar perfectamente su historia.

Viéndola en perspectiva, el filme es rotundo: el reparto es pétreo, de lo sólido que es; las actuaciones están calificadísimas; la fotografía es espectacular; la música no tiene desperdicio; y su duración, buena, esa podría parecer excesiva.

Ya no cualquier espectador tiene el aguante para tanto metraje fílmico. ¿Pero sabe? El director es ducho, y nos reserva el secreto del villano hasta los cinco minutos finales del filme. Y con gracia y talento nos hace quedarnos sentados esperando por ello.

En una clara apología a los asesinatos de Cd. Juárez, el filme es cruel, pero no sádico. Muestra una realidad, tristemente cotidiana, en México.

Ojalá hubiera todavía “buenos” detectives, como Trujillo, interpretado con osadía por Humberto Zurita, acompañado en el estelar por un joven alebrestado, Ricardo Polanco, quien aunque dice poco a o largo del filme, tiene parlamentos memorables.

“El buscar culpables no nos va a hacer recuperar lo perdido”, añade Plutarco Haza, quien en el elenco brilla, como ese actor de buena cepa que es.

Rodada en Guerrero Negro, una de las salineras más grandes del mundo, la película muestra un mundo muy bien iluminado, blancuzco, contrario a lo obscuro del filme, lo lúgubre de ciertos personajes.

Ahí es donde vale la pena remarcar la intrigante y maravillosa historia de “La venganza del Valle de las Muñecas”, la historia alterna, contada magistralmente en stop-motion. De hecho, me encantaría ver un largometraje de este tipo, pero hecho en México, a la Tim Burton.

“Bajo la Sal”. Incluso el título me gusta. Por favor, no se pierda esta singular película.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5