×
Ricardo Alemán
Ricardo Alemán
ver +
 [email protected]

" Comentar Imprimir
21 Mayo 2020 04:07:00
¡Perfil criminal de AMLO;  14 claves!
Escuchar Nota
Mariana Guerrero es criminóloga y criminalista. Trabaja la Maestría en Ciencias del Comportamiento. Uno de sus ensayos recientes se titula: “AMLO: El Perfil Criminológico”.

En el texto, la especialista de la conducta criminal identifica, en el presidente López Obrador, un severo trastorno antisocial de la personalidad, que lo asemeja al manipulador y asesino serial Charles Manson.

Dice: “La comparación con Manson y la secta creada y dominada al cien por ciento por él, es debido a que fueron los protagonistas de un mismo discurso destructivo”.

Según la especialista, Manson creó una lucha apocalíptica en donde él era el elegido y, al tiempo que contaminó con sus ideas a sus seguidores, apareció como elegido para salvar a su clan y, al igual que López Obrador, se proclama salvador de su prole.

Para ello, aisló a sus seguidores y los mantuvo distraídos con drogas; las drogas del neoliberalismo; negocios, prebendas, riqueza, corrupción.

Aquí 14 claves del perfil criminal de AMLO.

1.- Mariana Guerrero dice que López Obrador “no siente; mentir no le importa y tampoco le asusta ser descubierto en las mentiras”. Más aún, “le divierte y emociona que lo atrapen porque siempre tendrá un discurso que se adapte a sus colonizados”, a quienes no les importa el engaño y la mentira.

2.- López Obrador “disfruta el caos que genera; puede burlarse de saber que es el centro de atención; una conducta que desarrolló desde la preadolescencia”. Y si no existe una desgracia, Obrador “sin duda genera la desgracia, para mantenerse en el foco de los medios”.

3.- Durante sus años de campaña, muchos dijeron que Obrador era un populista dicharachero… muchos incluso lo llamaron loco, esquizofrénico, senil y sociópata, entre muchos otros calificativos.

4.- Sin embargo, la peligrosidad del individuo y su capacidad destructiva se ven incrementados con la concentración de poder y con los medios que se allega para llevar a cabo sus objetivos: la venganza, el desquite y el cobro de facturas.

5.- Según Mariana Guerrero, “un estudio preliminar” del perfil sicótico de López Obrador, lo identifica como víctima de trastorno antisocial de la personalidad (TPA), cuyos rasgos distintivos son un patrón dominante de inatención y vulneración de los derechos de los demás; rasgo que se manifiesta no solo en dejar de cumplir con sus obligaciones como Presidente, sino en el hecho de que, en tanto jefe de Estado, genera el mayor caos posible, sin que le importen los daños a la sociedad.

6.- Y no pensar en las garantías y los derechos de los demás, “lo llevan a convertirse, incluso, en un sádico mental”. Y no sería el único, ya que todos conocen el ejemplo de Stalin, “quien era capaz de invitar a cenar a los objetivos de su diversión, hacerlos arrastrarse y luego llamarse a sorpresa”.

7.- Las prácticas del sadismo de Stalin -como las descalificaciones frecuentes de AMLO a sus lacayos-, incluían a familiares, a los que mandaba encerrar durante años, para luego sacarlos de la cárcel, darles un cargo importante y, al final, ordenar fusilarlos por traición. Los ejemplos sobran: Bejarano, “Juanito”, Rosario Robles, Cuauhtémoc Cárdenas y muchos otros que han sido víctimas del sádico de Palacio.

8.- Y es que, “igual que otros famosos delincuentes”, AMLO “crea una cortina de humo alrededor suyo, lo que permite ver su capacidad de manipulación y su grado de peligrosidad”.

9.- A pesar de que casi todos conocen el comportamiento inmoral de AMLO, es casi imposible hacerlo responsable de sus “transas y raterías”.
¿Por qué? “Precisamente porque antes que participar directamente en los actos constitutivos de delitos, logra convencer a sus seguidores de cometer esos delitos”. Y aquí aparecen de nuevo las recaudadoras, los matones, los sicarios y hasta los que jalan el gatillo aquí y allá.

10.- Y también aquí aparece el parentesco de Obrador con La Familia Manson y con Charles, el líder manipulador que ordenaba a los otros cometer todo todo tipo de crímenes.

11.- Y la herramienta principal del engaño es el consabido “yo tengo otros datos”, que sirve no solo para crear un pensamiento colectivo de supremacía, sino que sirve para sustentar cotidianos disparos contra oponentes y adversarios, a quienes lo mismo pone apodos que difama y calumnia.

12.- Además de que López adora la victimización, que siempre ha sido la defensa del antisocial; individuos que viven creyendo que la vida es injusta y que, por ello, tienen derecho a denostar a todos, cual mártires de la historia.

13.- Obrador no viaja en vuelos comerciales para estar cerca del pueblo o por ahorro, le gusta molestar, hacerse notar, comparte el rasgo del trastorno histriónico de la personalidad; sueña con fama, siempre lo hizo. Para nadie es un secreto que confesó su anhelo de ser uno de los mejores presidentes de la historia; confesó que era el mejor prospecto a Ligas Mayores de beisbol y que le darían mención honorífica por su tesis.

14.- Y no podemos terminar sin la Némesis de AMLO, el enemigo, “esa válvula de escape para poder arrojar fuera de nosotros mismos aquellos aspectos que por momentos nos sobrepasan y no podemos elaborar”.

Para personas como Obrador, “es imposible vivir de manera continuada sin el enemigo, lo necesitan para poder nombrarse en su contra, dependen de él para asumirse en la imagen idealizada que sueñan. Es por eso que la ausencia, aunque sea temporal del enemigo, puede resultar intolerable, desorganizador, buscándose con urgencia su regreso o sustitución”.

Ese enemigo se llama Felipe Calderón.

¿Identifican al presidente Obrador con el perfil criminal arriba citado?

Al tiempo.
Imprimir
COMENTARIOS