0 1 2 3
×
4
Alberto Méndez Blackaller
Alberto Méndez Blackaller
ver +

" Comentar Imprimir
26 Abril 2009 04:00:21
Permanente
Escuchar Nota
Uno de los puentes famosos, posiblemente el más famoso de Venecia es el Ponte di Rialto. La primera construcción que cruzó el Gran Canal fue un pontón o puente flotante, construido en 1181 por Nicolo Barattieri se llamó Ponte della Moneta, presumiblemente por la casa que acuñaba la moneda veneciana y se alzaba en su entrada oriental.

La evolución y la importancia del Mercado de Rialto en la orilla oriental del canal aumentó el tráfico fluvial considerablemente cerca del puente flotante. Por ello, fue reemplazado alrededor del año 1250 por un puente de madera. La estructura tenía dos rampas inclinadas que se unían a una sección central móvil, que podía ser elevada para el paso de barcos altos. La relación del puente con el Mercado di Rialto finalmente produjo el cambio de denominación. Durante la primera mitad del siglo XV, dos hileras de tiendas fueron construidas a los lados del puente. Los impuestos de estas tiendas se ingresaban en el Tesoro de la ciudad, que ayudaba al mantenimiento del puente.

El puente de Rialto fue quemado parcialmente en 1310, en 1444 se derrumbó por el peso de la multitud que se congregó para ver un desfile náutico; siendo reconstruido otra vez hasta 1524, fecha en que volvió a derrumbarse.

La idea de una reconstrucción en piedra fue por primera vez propuesta en 1503. Diferentes proyectos se sucedieron en las siguientes décadas. En 1551, las autoridades venecianas pidieron propuestas para renovar el Puente de Rialto. Numerosos arquitectos famosos, como Miguel Ángel, Jacopo Sansovino, Andre Palladio y Jacopo Vignola se ofrecieron, pero todos realizaron propuestas desde un enfoque clásico con diferentes arcos, que fueron juzgadas de inapropiadas para esta obra.

El actual puente de piedra está formado por un único arco, diseñado por Antonio da Ponte, y construido entre 1588 y 1591, basado en el diseño del anterior puente de madera; dos rampas inclinadas se cruzan en un pórtico central. A cada lado de las rampas hay una fila de cubículos rematados en arcos de medio punto o semi-círculo, que sirven como comercios. Se apoya en 600 pilotes de madera, con la construcción dispuesta de tal modo que en cada momento las juntas de las dovelas son perpendiculares al empuje del arco.

El diseño de ingeniería fue considerado tan audaz en la época que el arquitecto Vicenzo Sacamozzi predijo su hundimiento. Sin embargo aún hoy se alza el Puente de Rialto, siendo uno de los íconos arquitectónicos de la ciudad de Venecia. La peculiaridad de este puente es que parece romper con la tradición arquitectónica de construir puentes de tipo romano basados en la estructura de arco de medio punto con un nuevo tipo de arco rebajado, pero en este caso la innovación es solamente visual, porque se trata igualmente de un arco de medio punto que el nivel del agua oculta las dovelas basales del arco que sólo visualmente parece rebajado.

Previa al viaje, hice una cita para el día 9 de octubre de 2008, en la ciudad de Sacile, al Norte de Venecia, para visitar la fábrica de pianos Fazioli. La marca Fazioli es relativamente reciente, se trata del piano más fino que se construye en el mundo. Los comentarios del concertista mexicano Salvador Neira Zugasti acerca de este piano, aumentaron mi interés por conocerlo. Valentina Cassasola, gerente de relaciones de la empresa Fazioli, indicó que al llegar a la estación de tren en Sacile se le hablara por teléfono y ella enviaría a una persona para conducirnos al emporio Fazioli.

Después de hacer la llamada telefónica llegó un automóvil y una bella mujer salió de él, era Valentina en persona, una italiana rubia, muy alta de ojos verdes y después de saludarnos nos invitó a ir en su automóvil a la esperada cita con Fazioli.

Sacile es una pequeña ciudad, muy limpia, como todas esas ciudades europeas que parecen sacadas de los cuentos de hadas, en pocos minutos estábamos frente a las instalaciones de Fazioli.

Entramos a un moderno edificio y después de pasar por vestíbulos y pasillos se nos abrió la puerta de la fábrica de los pianos más finos del mundo.

Extremadamente limpia, conserva automáticamente un grado de humedad, necesario para preservar la madera en su mejor punto de utilización, lo primero que se nos mostró fue la construcción de las tablas de resonancia o tablas armónicas que es donde se encuentra el secreto del sonido de los pianos de las mejores marcas. Históricamente se sabe que Stradivarius, el famoso fabricante de violines, escogía la madera para hacer la tabla de resonancia de sus violines de un bosque de abeto rojo, ese bosque fue adquirido por Fazioli y de la madera de sus árboles se fabrica la tabla de resonancia de sus pianos. En cercanías de ese bosque se encuentra Sacile y por esa razón allí se ubicó la fábrica de pianos.

Continuando con la visita pasamos a la fabricación de muebles para pianos, que se modelan en una cámara presurizada; esta marca sólo fabrica modelos de piano de cola, la madera para estos muebles es escogida y está estufada, es decir secada en hornos por largos tiempos para que no haya humedad en sus fibra o vetas. Pasamos a la fábrica de cuerdas, que se hacen con acero de alta calidad y cobre para el entorchado y por último al ensamble final, donde se coloca la maquinaria del piano, los herrajes y pedales. Es importante mencionar que los herrajes, bisagras, pedales, tornillos visibles y demás partes metálicas que deben conservarse, que en otras marcas son de bronce, Fazioli las hace chapeadas en oro de 18 quilates.

Respecto a la maquinaria para los pianos se nos aclaró que es alemana hecha por fabricantes de gran prestigio.

Salido el piano de su fabricación se somete a un examen hecho por un experto, que lo afina y hace el igualado de su timbre que en inglés llaman “voicing”. Después un concertista da su visto bueno si el piano es digno de ostentar la marca Fazioli.

Terminada la visita a la fábrica se nos invitó a pasar a la sala de exhibición de los diferentes modelos de pianos Fazioli, después de pulsar algunos de ellos, me fascinó el F228 o sea el tres cuartos de cola, que tiene un timbre excelente, con bajos profundos y gran sonoridad. Todos los piano Fazioli son magníficos pero entre ellos hay algunos excepcionales.

Valentina me invitó a tocar en la Sala de Conciertos que hay en el edificio y tuve la oportunidad de ejecutar algunas obras en el maravilloso piano de gran concierto F278, comparable con la mayoría de marcas en dimensiones; que en Fazioli aún hay otro modelo más grande, el extraordinario F308, que además de los tres pedales normales en los pianos de concierto, tiene otro cuarto pedal a la izquierda de los demás, que aproxima todos los martinetes a las cuerdas para producir sonidos pianísimos, es decir muy débiles casi imperceptibles.

Continuaré en la próxima publicación de PERMANENTE con el paseo por Venecia.

Mi correo electrónico: .(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)2 Página: http://www.geocities.com/alberto_mendez_b/PERMANENTE_2009_ZOCALO_MONCLOVA.html


Imprimir
COMENTARIOS


3

  • 4
5
7 8
9 0 1 2 3 4 5 6 30 31 32