×
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
01 Agosto 2019 03:17:00
Perreo presidencial
Tal vez en lugar de que se toque el Himno en Palacio Nacional, habría que traer a Daddy Yankee porque el Presidente trae un perreo intenso –hasta abajo, hasta abajo– con el tema de la economía. Quienes lo vieron ayer en su conferencia mañanera dicen que Andrés Manuel López Obrador estaba literalmente twerqueando (moviendo el bote, pues) para celebrar el reporte del Inegi sobre el crecimiento económico en México. Para AMLO resulta un gran triunfo digno de ir al Ángel a celebrar que la economía haya crecido un fabuloso... ¡cero punto uno por ciento! Sí, 0.1%, lo cual significa que un puntito arriba del cero. Para los expertos y los analistas, esta es la confirmación de que desde que empezó este Gobierno el país está estancado y todo indica que no crecerá, por lo que no habrá más empleos, ni más riqueza, ni más desarrollo, ni más dinero para que Andrés Manuel pueda regalarlo a quien le dé la gana. De acuerdo con uno de los mejores economistas internacionales, festejar un crecimiento del 0.1% equivale a ser el campeón del concurso de micropenes.

Para el amado líder cabecita de algodón, que haya habido un crecimiento equivalente a haber comprado dos gansitos en la tienda de la esquina es un motivo de alegría, pero no tanto porque realmente las cosas vayan bien. ¡Para nada! En realidad lo que festeja es que sus “otros datos” eran los buenos –según él– pues mientras los analistas decían que la economía había caído, en realidad subió. Y si... pero no. Porque si bien 0.1 es en sentido estricto un piquito arriba, en realidad es equivalente a nada. Crecer cero por ciento o crecer 0.1, de acuerdo con los economistas y con el libro de Baldor, es lo mismo que nada. Lo peor es que ese no es el verdadero problema. El asunto realmente grave es que, además, de que la economía no crece, todos los demás indicadores van a la baja: se cayó el empleo, hay menos producción industrial, la gente no está comprando coches, las constructoras frenaron sus inversiones, se cancelaron proyectos para extraer petróleo, se mató al aeropuerto y se está gastando mal, muy mal el dinero de todos los mexicanos.

Entonces, creer que vamos muy bien porque crecimos un 0.1%, es como pensar que el coche está a toda madre porque traemos un cuarto de gasolina, pero las llantas están ponchadas, el foquito del aceite está prendido, el radiador está echando vapor y el motor suena a que ya se desbieló.

Pero, bueno, López Obrador insiste en que vamos bien, requetebien. Sospecho que su Waze anda muy güey.

Lo más divertido de todo esto es que en 2014 AMLO escribió en su cuenta de Twitter: “En enero la economía creció 0.8%, es decir, nada. EPN y Videgaray y no saben cómo hacerlo. Perdón, pero con nosotros sería distinto y mejor”. Cosita.



La doctora Laura

Una universidad más patito que el de hule decidió otorgarle un doctorado Honoris Causa a la mismísima Laura Bozzo. Se supone que esos doctorados son grandes honores que se conceden a personas excepcionales por haber hecho cosas grandiosas (sigo esperando el mío). Y aunque ha sido muy criticado el galardón yo creo que la señorita Laura se lo merece porque hizo algo muy benéfico para toda la humanidad: cancelar su programa. ¡Que pase la desgraciada!

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5