×
Fausto Fernández Ponte
Fausto Fernández Ponte
ver +
Don fausto fernández ponte es poseedor de un impresionante y sólido currículum: 50 años de periodista profesional. Su opinión y columnas periodísticas son respetadas en ese ámbito, por el prestigio que a pulso se ha ganado, es considerado una autoridad en su campo. Además de corresponsal de guerra, ha entrevistado a jefes de estado y de gobierno de la talla de Lyndon B. Johnson, Richard M. Nixon, Indira Gandhi y William Clinton.

" Comentar Imprimir
10 Marzo 2009 03:26:48
Petróleo y soberanía
La lucha se gana sumando (...) la inteligencia se demuestra estando unidos: Lilia Cisneros Luján

I

En unos días el poder político -de laya espuria- del Estado y millones de mexicanos conmemorarán el hito histórico de la Expropiación Petrolera. La efeméride no es celebratoria; no hay motivos reales para ello.

Por estos días en 1938, el entonces Presidente de la República Lázaro Cárdenas del Río se aprestaba a hacer pública una decisión de Estado de enormes repercusiones y consecuencias: expropiar el petróleo.

Así, el 18 de ese mes de marzo el Presidente Cárdenas informó por radio a los mexicanos acerca del decreto expropiatorio del petróleo en México que a la sazón era objeto del saqueo por 17 consorcios trasnacionales.

Esa decisión de Estado fue, sin duda, reivindicatoria y, por lo mismo, revolucionaria, congruente con el espíritu y la letra de la Constitución Política de 1917, en particular sus artículos 27 y 123.

Desde la promulgación de la Carta Magna -pináculo del movimiento social conocido como la Revolución Mexicana-, los personeros del poder político del nuevo Estado revolucionario fueron omisos en aplicar ciertos artículos.

Y entre esos artículos de omisa aplicación se incluyen el 27 y el 123, debido, sábese, a que los consrocios transnacionales extranjeros financiaban quehaceres facciosos de ciertos personeros del poder político.

II

En ese contexto, discernido con arreglo al método historicista, las 17 empresas petroleras estadunidenses expropiadas por el presidente Cárdenas habrían financiado incluso asonadas, conspiraciones y asesinatos políticos.

Así se explican hoy ciertas fallidas acciones separatistas -mutilación territorial- en Tamaulipas, Veracruz, el Istmo de Tehuantepec y el sureste, para crear “repúblicas independientes” de los Estados Unidos Mexicanos.

Y en tal vena historicista disciérnese hoy que el asesinato de Venustiano Carranza fue financiado por las petroleras extranjeras; éstas habrían aportado a los tesauros de Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles.

A Calles se le atribuye la fundación del Partido Revolucionario Institucional, cuya filosofía e ideología y estilos de política son opuestos a lo que implica su nombre. Es un partido contrarrevolucionario.

Empero, en rigor histórico el PRI fue fundado verdaderamente en 1946 por Miguel Alemán Valdés, precisamente para revertir ciertos logros socioeconómicos revolucionarios. Para ello acudió a la simulación. Simular ser revolucionario.

Contrarrevolucionario es, en igual vena, el origen del Partido Acción Nacional, fundado en 1939 por quienes eran abogados de los consorcios petroleros estadunidenses e ingleses cuyos activos había sido expropiados.

III

Ello orientaría filosófica y, ergo, ideológicamente, el quehacer político antiexpropiatorio actual del PRI y el PAN, empeñados en la privatización ya ocurrente del usufructo de ese patrimonio de los mexicanos.

El saqueo petrolero, en 1938, de esos consorcios trasnacionales tenía nombres y apellidos y marcas conocidas: Rockefeller (Exxon-Mobil), Sinclair, Gulf, Chevron, ARCO, Bush, que han vuelto a México a reanudar el saqueo.

Después de 1938, los Rockefeller y otros barones del petróleo se fueron a Venezuela, país que, antes del arribo de Hugo Chávez al poder político, fue ínsula barataria y coto privado de las trasnacionales petroleras estadunidenses.

El saqueo en México tiene hoy el “visto bueno” del poder político del Estado, opuesto, a la luz de obvia cotidianidad, al interés social. La reforma reciente permite incluso vender bloques del territorio nacional.

No huelga señalar que discernir la Expropiación Petrolera desde causales hasta sus efectos de 1938 a la fecha, y situarlo ante el telón de fondo actual es importante para comprender el alcance revolucionario de ese episodio.

No bastaría conmemorar el hecho histórico despojado hoy de la secuela lúdica pues la Expropiación Petrolera ha sido revertida, signo inequívoco de prácticas antisociales, antimexicanas, del poder político del Estado.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5