×
Francisco Tobías
Francisco Tobías
ver +

" Comentar Imprimir
26 Marzo 2019 03:29:00
Política con humanismo
Desde hace más de una década se viene desencadenando la idea de que una nueva forma de vida puede ser posible ante la insostenibilidad del modelo neoliberal que solo ha dado señas de menosprecio por el bienestar y que ahora, con una mayor rapidez, ha generado sobre todo en la población joven una gran fuerza social con una seña en común: la inconformidad; en donde de alguna manera se unieron todos los que se han sentido víctimas de la desigualdad y la falta de garantías.

Al día de hoy, nuestros sistemas democráticos incluyendo al sistema de partidos han perdido contenido; en donde la regla neoliberal solo les hace ocuparse de números y de indicadores que evidentemente relegan las condiciones de vida. Un actuar tecnócrata y autómata sin sentido humano.

Considero que retomar ideales en donde se ponga como centro de todo al ser humano, evitaría la marginalidad de lo social en la economía, además de hacer menos distante la línea de productividad con la de sensibilidad social y responsabilidad. Es cierto que el modelo (con todos sus adjetivos: modernidad, capitalismo, imperialismo, neoliberalismo…) creo mayor desigualdad y ha precarizado la condición humana.

Los principios universales de solidaridad y justicia social deben ser un marco de referencia para una política más humana. Deben ser el centro de toda política pública. Hoy el Gobierno mexicano propone regirse por la austeridad, la honestidad, la responsabilidad y la transparencia, pero por otro lado, con la misma importancia, la evaluación de sus resultados y su impacto social.

A propósito de que algunos políticos ya quieren crear sus propios partidos, como es el caso del expresidente Calderón y su esposa, Vladimir Aguilar, Amalia García, Silvano Aureoles, del PRD; Ulises Ruiz y César Augusto Santiago Ramírez, del PRI; y a nivel estatal los nietos de Zapata, debiesen de pensar no solamente en ganar, ni en las canonjías de una organización política, sino en ideas que puedan eliminar la precariedad, la desesperanza y el desarrollo individual y colectivo, en un contexto lleno de contradicciones. Dudo que así sea.

Creo en una nueva revalorización humana, en donde la dignidad humana sea eje y en donde radique el respeto a la vida de todos y que esté por encima de cualquier valor de tipo económico, cultural, social o religioso. Para que estos valores surjan de manera natural en la sociedad, es necesario que se incorporen a las políticas públicas y que de esta manera se pueda frenar la erosión de la que es víctima el tejido social. Somos responsables de nuestro propio destino
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5