×
Eduardo Brizio
Eduardo Brizio
ver +
El ex árbitro profesional conoce el comportamiento del futbolista dentro y fuera del campo de juego. Gusta de escribir de forma amena las innumerables anécdotas que su paso por el futbol profesional le ha dejado, claro, sin dejar a un lado la crítica y el comentario puntual cuando un tema polémico está en el aire. Siempre va en favor de la libertad de palabra y acción. Correo Electrónico: [email protected]

" Comentar Imprimir
21 Mayo 2010 03:34:58
Pon las tuyas a remojar
Ferretti dejó la dirección técnica de Pumas para ganar más dinero con Tigres, donde otros timoneles han caído

Muchas veces me he preguntado, ¿qué tan importante es la figura del director técnico en un equipo de futbol? O mejor dicho, ¿qué porcentaje del éxito alcanzado debe recaer sobre él?, ¿un plantel plagado de estrellas puede prescindir de la figura del timonel?, ¿es suficiente con un gran entrenador, aunque el plantel no tenga mucha calidad?, ¿motivador, estratega o alquimista?

Personalmente pienso que se ha sobredimensionado la función que tiene el director técnico dentro de un equipo de futbol. No, no me malinterpreten, no quiero decir que no sea importante; simplemente que se le ha convertido en la piedra angular de las instituciones, otorgándole una protagonismo capital, para bien o para mal del futbol.

Esto viene a cuenta, debido a que se ha puesto de moda en nuestro querido balompié, “la danza de los técnicos”. Que el América quiere al Capello Azteca o al Maestro. Que El Tuca, por un mendrugo de pan, dejó a los Pumas para irse con los Tigres y que a su vez, Guillermo Vázquez recibirá la oportunidad con la escuadra estudiantil.

Ricardo Ferretti es un timonel que “ha rodado de allá para acá”, que según esto, nunca le ha faltado chamba y que muchos afirman “es casi una garantía de Liguilla”. A pesar de su estilo defensivo y ratonero, en todos los años que ha dirigido, jamás ha sido despedido a media temporada y en su palmarés se pueden contar dos títulos, uno con el Rebaño Sagrado y el otro con mis queridos Pumas.

Reza el refrán que “nadie experimenta en cabeza ajena”, aunque el famoso Tuca ya ha dirgido antes a los Tigres, en un futbol sin memoria, debería recordar lo que le ocurrió a José Luis Trejo, quien apenas se había coronado con los Tuzos del Pachuca, se fue como las sirvientas a la Sultana del Norte, “a servir a dos amos”, a los Tigres y al dinero, para terminar fracasando estrepitosamente al ser despedido ignominiosamente unos cuantos meses después. Baste mencionar que luego de este triste capítulo a Trejo le ocurrió lo mismo que a Camelia la texana… “Nunca más se supo nada”.

La lista de frustraciones, desengaños y fracasos en la institución norteña es extensa, encabezada por Daniel El Travieso Guzmán, pasando por Américo El Tolo Gallego, José Pekerman, Nery Pumpido, el mismísimo Mario Carrillo y el “divino calvo” Manuel Lapuente.

Por eso yo digo, ¡Tuca, Tuca!: “Cuando veas las barbas de tu vecino cortar… Pon las tuyas a remojar”.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5