×
Sonia Villarreal
Sonia Villarreal
ver +
Licenciada en Ciencias de la Información y Comunicación. Regidora en el Ayuntamiento de Piedras Negras. Secretaria General del Comité Municipal del PRI. Secretaria Técnica del Ayuntamiento. Directora General de Desarrollo Social en el Municipio. Directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio. Secretaria de la Secretaría de las Mujeres en el Gobierno del Estado de Coahuila de Zaragoza. Diputada Local por el XVI Distrito Electoral, Presidente del Comité Municipal del PRI, Presidente Municipal de Piedras Negras Administración 2018. Actualmente Subsecretaria de Coordinación Interinstitucional en Materia de Seguridad.

" Comentar Imprimir
19 Octubre 2019 03:05:00
¡Por culpa de su mamá!
Una infancia retorcida, víctima de abuso, vejación, maltrato, llevado por su propia madre a la oscuridad, al vacío, a la soledad

Desde el punto de vista sociológico, económico y filosófico, su injustificable conducta es resultado de la desigualdad económica, de una indebida distribución de la riqueza, de la disminución de los apoyos gubernamentales, de la descomposición del tejido social y la pérdida de solidaridad humana.

Un ser antisocial, un asesino que demuestra que una sola persona puede exacerbar el antagonismo de clases, la diferencia entre ganadores y perdedores, la desproporción entre los agredidos y los agresores.

Su carrera delictiva se forjó al calor de una sociedad y un Estado que descuidaron el bienestar de las mayorías generando todo tipo de efectos secundarios como el crimen, la guerrilla y la protesta social.

Mientras transcurrían las escenas, no pude evitar recordar las imágenes de las marchas en la CDMX, donde se bandalizaron comercios, vehículos, monumentos históricos…humo, incendios, rostros cubiertos, no había diferencia entre la pantalla grande y la realidad. Solo que, en la película, el personaje principal interpretaba magistralmente el individualismo, no iba en grupo, era un tipo solitario, sin asideros, sin amigos, sin la protección de un jefe, una empresa o del Estado mismo.

Cuando se trabaja en la política hay que hacerlo con responsabilidad, compromiso y con pasión, por eso analizaba el mensaje en la pantalla: la democracia y las políticas de gobierno no alcanzan muchas veces para revertir el daño a las formas de vida de una población necesitada de superhéroes y caudillos.

Hay ocasiones en que la gente hace justicia por su propia mano buscando ser el héroe, con frecuencia vemos en las noticias masas enardecidas dispuestas a linchar a supuestos ladrones, violadores o secuestradores (como ha ocurrido en más de una ocasión en Puebla, y otros estados del sur) también hay sujetos solitarios que se convierten en justicieros como Batman (un ejemplo es en Naucalpan, Estado de México, donde un justiciero anónimo mató a dos asaltantes).

Es entonces que la sociedad indeseable de la película Joker, o “El Guasón”, toma sentido para muchos que ya tuvimos la oportunidad de verla. Un villano que busca justicia por su propia mano, violando todas las reglas de una convivencia pacífica; un loco que “ajustando cuentas,” asesina sin freno alguno; una lucha irracional contra quien le había hecho daño; la venganza contra quien lo había humillado.

Es una reflexión difícil, definitivamente rechazo cualquier acto de “Guazón”, pero vale la pena plantearnos hacia donde vamos como sociedad, lo más fácil es culpar a su mamá por omisión de cuidados; juzgarlo como un desquisiado; calificarlo como ciencia ficción; pero hay que ir más a fondo. Es cierto que éste es un tema de comic o de película, pero desafortunadamente, la realidad supera la ficción. Y tú…¿qué opinas?

Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65