×
Eduardo Castañeda Sarabia
Eduardo Castañeda Sarabia
ver +
Eduardo Castañeda Sarabia es originario de la Ciudad de México(1976) Periodista, devenido maestro, columnista, arreglista y compositor, empresario restaurantero y crítico cinematográfico-musical. Mitad capitalino, mitad regiomontano, escribió seis años para el diario Reforma, ofreció cátedra durante un año, y llenó estómagos por el resto de sus días en El Hijo de la Tostada, el restorán de su propiedad".

" Comentar Imprimir
23 Septiembre 2008 03:50:03
Por fin una comedia ganadora
Ligeramente retrasada, pero muy a tiempo para la época de los premios Oscar, “Dan en la Vida Real” llega a pantallas mexicanas, para robarle sonrisas, lágrimas, y el corazón.

Bastantes comentarios fueron los que provocó la cinta, y bien, se los ganó todos a pulso.

Steve Carell, el cómico de moda, ya en “Pequeña Miss Sunshine” demostró que tiene calibre para todo tipo de cintas. Y en “Dan en la Vida Real”, refuerza la teoría de que Hollywood dio en el blanco al propulsar a los cielos su carrera. Lo acompaña la bellísima y etérea Juliette Binoche, que si se fija bien, tiene un brillo especial en los ojos. ¿Será ella, o la magia que le imprime Peter Hedges al filme?

Partiendo de una base sencilla, padre de familia viudo, tres hijas, reunión con la familia, un triángulo amoroso en la misma familia, etc., Peter Hedges labora muy bien con un guión enternecedor, carismático, y que no resta brillo a un gran y nutrido elenco.

Las situaciones no son forzadas, las risas provocadas no son tontas, la duración no es muy larga: con esos tres elementos, la cinta se sostiene. Pero si le agrega el elemento conmovedor, la simpleza de su cohesión, vaya, tiene usted ante sus ojos lo que parece ser será la comedia del año.

Así como en años recientes “Juno”, “Pequeña Miss Sunshine” y “Entre Copas” se han llevado las palmas (y el Oscar más trascendente, el de Mejor Guión Original), “Dan en la Vida Real” tiene todos los elementos para colocarse en esa selecta lista.

Ahora bien, quizás para algunas personas pudieran tachar al filme de lacrimógeno, pero no es de ninguna manera sensibilero. Hombre, permítase llorar, no tiene nada de malo, siempre y cuando la primera lágrima sea honesta.

Aunado al gran soundtrack que creó para ellos el cantautor Sondre Lerche, el ritmo y cadencia del filme no le permitirán bostezar. Y parafraseando el diálogo final del filme, “tengan planeado sorprenderse”, cúmplalo. Déjese llevar por esta gran comedia. Verá que no hay desperdicio aquí.

Por Eduardo Castañeda Sarabia
.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)
Imprimir
COMENTARIOS



0 0 1 2 3 4 5