×
Guillermo Robles Ramírez
Guillermo Robles Ramírez
ver +
Licenciado en Comunicación en la Universidad Iberoamericana Plantel Laguna, Posgrado el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey Campus Monterrey, Director General de la Agencia de Noticias SIP, Premio Estatal de Periodismo en el 2011 y 2013 en la categoría Columna de Opinión, reconocimiento de labor periodística de la Unión de Periodistas del Estado de Coahuila, Presea Trayectoria "Antonio Estrada Salazar" 2018

" Comentar Imprimir
03 Abril 2020 03:38:00
Por Guillermo Robles Ramírez
Escuchar Nota
Las naciones consideradas como potencias mundiales no han encontrado la fórmula para poder enfrentar el Covid-19. Hay opiniones divididas en donde consideran que es más importante fortalecer la economía, restándole importancia a la pandemia del coronavirus.

Por mencionar los Estados Unidos, pretendió hacerlo diferente al resto del mundo en donde se había colapsado la economía por motivo del coronavirus. Durante las primeras semanas cuando inició la pandemia en EU, Donald Trump intentó minimizarlo evitando tomar medidas preventivas de salud para evitar la propagación, pero tomó medidas hacendarias y todo aquello que fuera necesario para mantener su moneda fuerte. Al final fracasó colapsando el sector salud en hospitales y la integridad de los estadounidenses en diferentes regiones de su país siendo imposible continuar bajo este esquema.

Esto nos deja un aprendizaje ajeno, es decir, en cabeza ajena es mejor aprender que en el propio para no estar cometiendo los mismos errores que en otros países, es decir evitar la prueba y error.

México es considerado todavía como un país tercermundista significando ello que no se puede dar el lujo de equivocarnos ni en el tema de salud como lo ha venido haciendo hasta el momento la administración de López Obrador, pues mientras en otras naciones observaban la rapidez de contagio por el coronavirus, ellos empezaban a comprar lo mínimo para enfrentarlo, es decir, cubrebocas, guantes, camas de terapia intensiva, ventiladores, etc., nuestro país apenas está buscando equipamiento. Lo mismo sucede con los espacios para poder recibir a los pacientes infectados por este virus; como tampoco se han puesto las pilas en fabricar hospitales “desechables”.

Nadie está preparándose para algo que es indeseable, que es la muerte siendo tan agresivo el Covid-19 en sus síntomas, así como también para culminar la vida de una persona y como lo hemos visto en otras naciones muchos infectados caían muertos en las calles, transporte público, y dentro de los hogares, rebasando la cantidad de muertos siendo insuficiente los crematorios del gobierno y cementerios. México tampoco ha visto nada sobre este tema para prevenir y evitar que se difundan imágenes como en Ecuador en donde hay muertos en calles y dentro de hogares que llevan hasta cinco días en descomposición.

Aunque dicen que nunca es bueno las comparaciones, considero que en ocasiones es bueno para poder dimensionar o al menos en este caso la seriedad de esta pandemia que se sufre en todo el mundo.

Estamos hablando que si en Estados Unidos, así como en otros países considerados como potencias mundiales no han podido vencer los estragos de la economía, así como la salud provocada por el Covid-19. ¿Qué podemos esperar de nuestro México que es un país tercermundista?

Mientras que en Estados Unidos está pegando en la economía siendo potencia mundial, ellos pueden resistir o al menos se tiene un estimado hasta para octubre. Pero México no se puede dar ese lujo de estar esperando un plan emergente en la economía anunciado para este próximo domingo, porque más de la mitad de los mexicanos viven al día, y eso es literal. El comercio informal es la base de nuestra economía de consumo para aquellas empresas que se encuentran formalmente establecidas.

Por desgracia ya está anunciado que ese plan emergente será solo para rescatar a los más pobres, dándole la espalda a la IP, es decir, a las empresas privadas, o sector privado mejor conocido como Iniciativa Privada. Un mensaje totalmente populista para poder levantar la imagen presidencial a costa de sacrificar a todos esos mexicanos que hacen todo lo posible para generar empleos siendo el mismo gobierno federal el verdugo para el despido de esos trabajadores formales y cierre de muchas empresas. Se le olvida a AMLO, que es de ahí donde sale el dinero para recaudar y no de la informalidad. No se debe hacer distinciones en los diferentes sectores productivos del país; trátese de economía formal o informal. ¿Haber cuándo vuelven a votar por un Presidente viejito y además terco? Igual que su homólogo de Estados Unidos. (Premio Estatal de Periodismo 2011 y 2013, Presea Trayectoria Antonio Estrada Salazar 2018) http://www.intersip.org
Imprimir
COMENTARIOS