×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
01 Mayo 2011 04:10:41
¿Por qué fracasó  ‘No al Hermano’?
La relación consanguínea no ha sido ni será impedimento para ejercer en la política. La historia es sabia y el recuento de personajes, que siendo familiares se han desarrollado en el servicio público, explica el fracaso de la campaña de lodo emprendida con ese pretexto en contra de un candidato a la Gubernatura en Coahuila.

Rechazada por la sociedad, calificada como errónea por periodistas, estrategas políticos y analistas, la fallida campaña “No al Hermano”, que critica la participación de Rubén Moreira Valdez como candidato a gobernador por el PRI, tiene su mayor contradicción en la historia y en hechos actuales.

Los casos de las familias Bush y Kennedy en Estados Unidos; los Zapata y los Zavala en el contexto nacional y los Madero, los Gutiérrez o los Carranza en Coahuila, destacan por la participación de dos o más hermanos en la misma actividad y en muchos de ellos al mismo tiempo.


¿La relación consanguínea debe impedir la incursión de alguien en el mismo ámbito en el que ya se desempeña un hermano o un pariente cercano? El recuento de experiencias nos muestra con claridad que no.

PRIMERA LLAMADA… PRIMERA… Casos como el de los Ortiz Arana en Querétaro o los Calderón en Michoacán demuestran que la capacidad individual ha sido el mérito para formar parte y destacar en actividades similares a sus hermanos o parientes.

En este último punto se sustenta el fracaso de la estrategia enderezada contra Moreira Valdez en Coahuila, quien ha sido subsecretario de Gobierno, secretario del Ayuntamiento en Saltillo, dirigente estatal del PRI y diputado federal, y que hoy, de acuerdo con las encuestas, es considerado el más viable sucesor del gobernador Jorge Torres López.

“No al Hermano” quiso vender a los ciudadanos la idea de que un candidato debe ser rechazado por su relación familiar, pero sus autores fracasaron en el intento, pues nadie debe ni puede ser juzgado a partir de una persona distinta a él mismo y la campaña negra de marras desvela intolerancia, ausencia de respeto a las instituciones democráticas y la perversidad de quienes la planearon.

Los artífices de esta guerra sucia se equivocaron, pues seguramente desconocen el sentir de los coahuilenses y pasaron por alto el razonamiento y su capacidad de decisión y el hecho de que en Coahuila hay una sociedad desarrollada capaz de distinguir cuando un miembro de ella busca por méritos propios llegar a un cargo de elección popular, en este caso, el de gobernador.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA… Bajo el criterio de “No al Hermano”, no habría existido la dinastía Kennedy en Estados Unidos. John fue miembro de la Cámara de Representantes, luego senador y al asumir la Presidencia nombró como fiscal general a su hermano menor Robert, quien también fue su consejero de confianza, senador y buscó ser candidato presidencial.

Otro caso es el de la familia Bush, donde el patriarca Prescott se desempeñó como senador republicano en dos periodos consecutivos, de 1952 a 1960. Su hijo George W. Bush fue vicepresidente de Estados Unidos y luego presidente. El hijo de éste último fue gobernador de Texas y en el 2001 asume el cargo de Presidente de la nación y, a su vez, su hermano Jeb fue gobernador de Florida de 1999 al 2007, es decir, en ese lapso dos hermanos desempeñaron simultáneamente cargos públicos, uno como gobernador y el otro como presidente.

En cuanto a México, la historia no podría entenderse sin la participación de los hermanos en política. Don Eulalio Gutiérrez Ortiz, nacido en la hacienda de Santo Domingo de Ramos Arizpe, Coahuila, militó en el Partido Liberal Mexicano de Ricardo Flores Magón y formó parte del Partido Antirreeleccionista de Francisco I. Madero en 1909. Fue alcalde de Concepción del Oro, Zacatecas, y luego gobernador de San Luis Potosí. Durante la Convención de Aguascalientes fue elegido presidente provisional de México y luego senador por Coahuila.

Su hermano Luis Gutiérrez Ortiz fue presidente municipal de Ramos Arizpe, en 1917 candidato a gobernador y en 1921 gobernador sustituto de Coahuila.

En su lucha por la democracia, Francisco I. Madero contó siempre con la colaboración de sus hermanos Gustavo Adolfo, Raúl, Emilio y Julio. Gustavo le ayudó en la lucha armada y como diputado lo apoyó al combatir a la vieja guardia porfirista en el Congreso.

Raúl fue gobernador de Nuevo León en 1915 y gobernador constitucional de Coahuila de 1957 a 1963. Julio acompañó a su hermano Francisco en el umbral de la Revolución Mexicana y formó parte del Estado Mayor del presidente Venustiano Carranza y embajador en Suecia y El Salvador. Emilio participó en el movimiento maderista con el grado de mayor, combatiendo en los estados de Coahuila y Chihuahua y estuvo al lado de su hermano Francisco en el arribo a la capital de la República, y prosiguió su carrera militar hasta ser general de División.

Durante su gobierno, Madero nombró como secretario de Hacienda a su tío Ernesto Madero Farías y a su primo Rafael L. Hernández como secretario de Fomento, Colonización e Industria, y luego como titular de la Secretaría de Gobernación, sin considerar que su tío político Viviano Villarreal González fue gobernador de Nuevo León y su hermano Gustavo Adolfo diputado.

Tras el asesinato de Madero, Venustiano Carranza Garza fue el encargado del Poder Ejecutivo en 1914 y Presidente Constitucional de 1917 a 1920. Antes, fue presidente municipal de Cuatro Ciénegas, diputado local, federal y senador, y en 1908 ocupó la Gubernatura de Coahuila de manera interina, y de 1911 a 1913 lo hizo de forma constitucional. Durante su gestión presidencial designó a su hermano Jesús como jefe de operaciones en el Istmo de Tehuantepec.

El “Caudillo del Sur”, Emiliano Zapata Salazar, fue uno de los líderes militares más importantes de la Revolución Mexicana. En agosto de 1911 comisionó a su hermano Eufemio para entrevistarse y concretar acuerdos con Madero y un año después ambos operaron diversas incursiones militares. Emiliano designó a Eufemio como su secretario privado y a mediados de 1915 le encomendó la dirección del ingenio Cuahuixtla.

En la época reciente los hermanos en la política no sólo han sido colaboradores, también hay casos en los que se han enfrentado por alcanzar sus objetivos individuales, como los Ortiz Arana, que en 1997 se enfrentaron en la contienda por la Gubernatura luego que Fernando fue abanderado por el PRI y José por el Partido Cardenista. Ambos fueron derrotados por su primo político, el panista Ignacio Loyola Vera, esposo de María del Carmen Arana de los Cobos.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS… Las coincidencias del parentesco en la política no excluyen a la actual familia presidencial ni al PAN.

Luz María Calderón Hinojosa fue diputada federal de 1988 a 1991, y al vencer ese periodo heredó el cargo a su hermano, el ahora Presidente, quien se desempeñó como diputado federal entre 1991 y 1994 al mismo tiempo que lo hicieron su suegro Diego Heriberto Zavala y su hermano Juan Luis Calderón Hinojosa, quien antes fue diputado local en Michoacán.

En el 2000, el Presidente regresó a la Cámara de Diputados y en el 2003 heredó la curul a su esposa Margarita, que de 1994 a 1997 fue asambleísta en el Distrito Federal. Ambos coincidieron en el Congreso de la Unión con la hermana del Mandatario, Luz María Calderón Hinojosa, quien fue senadora entre 2000 y 2006 y ahora es la más avanzada aspirante del PAN a la Gubernatura de Michoacán que se disputará en noviembre.

El padre del Presidente, don Luis Calderón Vega, también ha sido diputado federal y su cuñado Juan Ignacio Zavala Gómez del Campo fue director de Comunicación de la Presidencia y de la Secretaría de Relaciones Exteriores, cónsul de México en Filadelfia y jefe de prensa de la dirigencia nacional del PAN y de la Procuraduría General de la República, durante la gestión de Antonio Lozano Gracia.

Mariana Gómez del Campo Gurza, sobrina política del presidente Calderón, fue dirigente del PAN en el Distrito Federal y asambleísta en dos ocasiones, en tanto que Gabriel Hinojosa Rivero, primo hermano del Mandatario, fue alcalde de Puebla en el periodo 1996-1999.

El propio Felipe Calderón tiene una abultada carrera política y administrativa, pues antes de ser presidente fue secretario general, de Acción Juvenil y dirigente nacional del PAN; contendió por la Gubernatura de Michoacán, fue asambleísta en el Distrito Federal, director de Banobras y secretario de Energía con Vicente Fox.

SE CIERRA EL TELÓN… Éstos son algunos ejemplos de hermanos, padres, tíos y sobrinos que simultáneamente participan o han participado en la misma actividad y demuestran que la medida ha ocurrido en el pasado y seguramente ocurrirá en el futuro.

También comprueban que el éxito o el fracaso de los políticos no se puede supeditar a los lazos familiares, sino a su capacidad intelectual, desarrollo profesional, a su trayectoria partidista y gubernamental y a las propuestas que presenten a los electores.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5