×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
14 Mayo 2019 04:01:00
Por si las moscas
Pemex es la mayor empresa del Estado mexicano, pero también su eslabón más débil. Es la petrolera más endeudada del mundo y podría perder su grado de inversión si no mejora su situación.

Por eso ha sorprendió a muchos que, en estas condiciones, el gobierno de Andrés Manuel López Obrador haya decidido contratar una nueva línea de crédito revolvente para la empresa. El dinero, dijo ayer, es “por si las moscas”. No creo que sea cierto, pero sí parece una contratación oportuna que busca generar un mejor perfil de deuda y generar una mayor confianza en la empresa.

La nueva deuda, pactada a Libor más 2.35 puntos, tendrá un costo aproximado de 4.85% anual y permitirá reemplazar deuda más cara. Es una decisión inteligente que demuestra que detrás de la retórica hay un equipo de trabajo que entiende las realidades del mercado.

En términos estrictos, la empresa está quebrada. Pemex tenía al cierre de 2018 un patrimonio negativo de un billón 417 mil 958 millones de pesos. En 2018 registró una pérdida neta de 148 mil 634 millones de pesos (reporte financiero, cuarto trimestre 2018). Pero esta situación es resultado en buena medida del saqueo de políticos anteriores, que consideraban adecuado utilizar un recurso natural no renovable para subsidiar el gasto corriente del Gobierno.

La empresa, sin embargo, tiene ventas muy importantes, un billón 680 mil millones de pesos en 2018, equivalentes a 85 mil 345 millones de dólares, 20.2% más que en 2017. El rendimiento antes de derechos, impuestos y otras obligaciones (ebitda) es saludable, 302 mil 534 millones de pesos. Los derechos e impuestos por 451 mil 167 millones de pesos provocan la pérdida. Otro factor importante es el costo financiero de 120 mil 730 millones de pesos, como consecuencia de una deuda de 2 billones 82 mil 300 millones de pesos equivalente a 105 mil 800 millones de dólares.

No se requiere de mucha inteligencia para entender las medidas que debe tomar Pemex. Necesita aumentar su producción de crudo, que como el mismo presidente López Obrador ha reconocido es el producto más rentable. Debe mejorar su eficiencia y reducir su abultada deuda.

La nueva línea de crédito es señal de que los principales bancos no ven a Pemex como un caso perdido. No es inusitado que la empresa haga colocaciones de deuda, lo ha hecho siempre. El nuevo crédito de 8 mil millones de dólares, sin embargo, es significativo tanto por su monto como por el hecho de que el costo es relativamente bajo, pero también porque es el primero de este gobierno y demuestra que los bancos siguen pensando que Pemex es una empresa viable a pesar de los errores que se están cometiendo.

Estos errores son muy claros. La cancelación de nuevas licitaciones petroleras es uno: las inversiones privadas pueden aportar recursos a Pemex sin que esta comprometa capital ni corra riesgos. La negativa a desarrollar campos de fractura hidráulica es otro: uno de los mayores potenciales de producción de petróleo y gas del país está en los campos de esquistos del norte del país que solo pueden explotarse con fracking. El tercer error es dedicar recursos a una refinería, Dos Bocas, que destruirá valor en vez de crearlo.

El petróleo crudo es un negocio tan rentable que Pemex puede tener un futuro razonable incluso con estas moscas. Pero bien haría el Presidente en permitir que las decisiones de la empresa se tomen por razones técnicas. El crédito que se contrató ayer demuestra que Pemex puede conservar su grado de inversión y mejorar su posición. Es una buena noticia. Ahora hay que eliminar las moscas.

Guerritas
Trump sigue empeñado en promover sus guerritas comerciales. Los intercambios de aranceles punitivos con China dañan a la economía mundial y a los consumidores estadunidenses. Por eso cayeron ayer los mercados.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5