×
Juan Latapí
Juan Latapí
ver +

" Comentar Imprimir
06 Enero 2019 03:10:00
Por un digno final
CONFORME AUMENTA LA VIOLENCIA NOS hemos ido acostumbrado a las cifras de muertos, sin embargo hablar de la muerte es un tema que por lo general se evade, como si el evitar hablar de ella fuera una especie de conjuro para mantenerla lejos.

AUNQUE NO SEA FÁCIL –y se deba privilegiar la vida-, hablar de la muerte es necesario ya que es el único destino asegurado para todos, aunque sea un tema delicado en el cual no es sencillo tomar una postura ante la posibilidad de desahuciar a una persona cuando se llega al triste momento de que no hay opciones ni alternativas y a menudo resignarse a escuchar “llévense al paciente a su casa, ya no hay nada que hacer”.

DURANTE LA PASADA CAMPAÑA electoral se nos ofreció promover reformas en los códigos civiles para consagrar el derecho a una muerte digna para que se aplique en todo México una ley de voluntad anticipada, que consiste en que una persona, con una enfermedad irreversible, pueda decidir por adelantado qué clase de tratamiento y cuidados quiere o no recibir ante enfermedades terminales o accidentes.

PARA NO VARIAR, ANTE ESTA PROPUESTA que se mantiene vigente, los profetas del fracaso han empezado a tergiversar la propuesta de la ley de voluntad anticipada diciendo que se trata de legalizar la eutanasia en México; por el contrario, se trata de ampliar dicha ley en todo el país, misma que ya está vigente en 11 estados, incluyendo Coahuila.

EXISTE UNA SERIA CONFUSIÓN en cuanto al concepto de eutanasia; se menciona que existen dos tipos: activa y pasiva. Por eutanasia pasiva se entiende regularmente el acto de retirar el soporte vital a algún paciente o de interrumpir algún tratamiento sin el cual la muerte sobrevendrá a consecuencia de la falta de estos; sin embargo, esto no es eutanasia.

LA EUTANASIA ES EL ACTO O procedimiento, por parte de un médico, para producir la muerte de un paciente, sin dolor y a petición voluntaria de este. Decidir no recibir más tratamientos o medios para prolongar la vida no es eutanasia, ni pasiva ni activa.

DECIDIR DE MANERA LIBRE Y AUTÓNOMA y no someterse a medios de tratamientos para prolongar la vida a sabiendas que es inútil, es poner límites al esfuerzo terapéutico, pero de ninguna manera es eutanasia.

DE ACUERDO CON UNA ENCUESTA de la asociación Por el Derecho a Morir con Dignidad, un 68% de los mexicanos cree que un paciente debería tener la opción de decir su muerte y un 56% está a favor de que un médico lo ayude a morir, y siete de cada 10 encuestados afirman que deben cambiar las leyes para que los enfermos puedan acabar con su vida si así lo deciden.

MORIR BIEN TAL VEZ SEA EL deseo más universal; existe la preocupación de no sufrir, ni dar lástima, ni ser una carga.

LOS AVANCES EN EL CONTROL enfermedades terminales permiten alargar la supervivencia y muchas veces a costa de un gran sufrimiento y de la irreparable pérdida de la calidad de vida.

POR ELLO, ANTE LA IDEA DE UN Largo y penoso deterioro cada vez más personas quieran decidir por sí mismos cuándo y cómo morir; existe el derecho a la vida pero no la obligación a vivir a cualquier precio.

A FINAL DE CUENTAS ES UN tema que requiere reflexión para pensar sobre lo que queremos o no al final de la vida ya que nadie estamos exentos de la muerte, ni de padecer alguna situación de salud que afecte nuestra dignidad.

EL DERECHO A UNA MUERTE DIGNA implica el derecho al paciente a morir dignamente sin utilizar medidas extraordinarias para mantenerlo con vida.

SIN DUDA MORIR CON DIGNIDAD es un tema delicado que requiere un debate serio cuanto antes.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)6

Imprimir
COMENTARIOS


7

9
  • 1 2
  • 8
4 5
6 7 8 9 0 70 71 72 73 74 75