×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
17 Marzo 2019 03:36:00
Potenciar la economía Coahuilenses
Nuestro estado es el séptimo que más aporta al PIB nacional y está entre los primeros lugares en crecimiento económico. Sin embargo, todavía tenemos mucho potencial para seguir avanzando y consolidándonos como la entidad próspera que todos anhelamos. Es importante, además, que el desarrollo que se construya para Coahuila sea sostenible y sustentable.

Nos queda claro cuál debiera ser el papel de los poderes de Gobierno y de las instituciones en esa búsqueda de generar una mayor riqueza que incida de manera directa en la calidad de vida de quienes habitamos estas hermosas tierras coahuilenses: dar certidumbre y seguridad a quienes deciden emprender. Pero ¿qué hay que hacer para lograrlo?

Un clima propicio para la inversión inicia con un marco legal claro y comprensible que sólo aplica restricciones cuando estas se justifican a partir del bienestar generalizado. Si una actividad productiva demuestra que no genera impactos al medio ambiente ni a la sociedad, entonces, debe poder establecerse con facilidad, cumpliendo, también de manera sencilla, con sus obligaciones tributarias y jurídicas.

Necesitamos, también, incrementar de manera sensible nuestra capacidad innovadora. Es muy positivo que Coahuila tenga tantas instituciones de educación superior; sin embargo, además de egresados bien preparados es indispensable que se fomente la actividad de la investigación y el desarrollo tecnológico y esto no sólo debe ser responsabilidad del Estado. Debemos encontrar los mecanismos para que cada vez más empresas, sin importar su tamaño, trabajen de la mano con las universidades en la búsqueda de soluciones a los problemas cotidianos de su actividad productiva. Así, participando en la resolución de problemas concretos reales, los estudiantes pueden prepararse mejor y con ello se incrementa la competitividad de nuestra entidad.

La vinculación universidad-empresa, debe también emplearse para la solución de problemas del entorno próximo. Si los jóvenes estudiantes junto con sus maestros y el personal de relacionamiento comunitario de las empresas ayudan a mitigar las distintas problemáticas de la comunidad en la que habitan, estarán contribuyendo, también, a tener un ambiente más propicio para realizar su actividad económica y, en general, a traer prosperidad para todos.

Los tres poderes del Estado debemos asumir un papel activo, incentivando esos esfuerzos de colaboración entre universidades y empresas; abriendo camino para que las soluciones que generen se apliquen y facilitando que la propiedad intelectual y los desarrollos tecnológicos que se generen tengan certeza jurídica.

Pero, lo más relevante es que juntos construyamos una cultura de la prosperidad, en la que, para triunfar y tener éxito, no sea necesario aplastar a los demás. Por el contrario, necesitamos entendernos como un colectivo que ocupa el mismo espacio que exige nuestra generosidad, porque, en la medida en que somos generosos, mayores beneficios recibimos.

Sí, hay formas para potenciar todavía más la economía de nuestra entidad. Pongamos todo lo que está de nuestra parte, sin mezquindades, al servicio de nuestra tierra y preparémonos para cosechar los frutos que juntos sembremos.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5