×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
29 Febrero 2020 04:00:00
Preocupación compartida
Escuchar Nota
La humanidad está atravesando por problemas muy difíciles. Tenemos el problema grave del cambio climático; los conflictos por causa de la migración; sin descartar los de tipo económico y social.

Hoy, todos los países comparten una gran preocupación en cuanto a salud se refiere, con la aparición del nuevo coronavirus o Covid-19 que según la información que se dio a conocer, inició en Wuhan, China, causando ya decesos entre su población.

Los coronavirus (Cov) son una amplia familia de virus que pueden causar diversas afecciones desde el resfriado común hasta enfermedades más graves. Como ocurrió en Oriente Medio años atrás con el síndrome respiratorio agudo.

En esta ocasión, la preocupación se va generalizando por una sencilla razón: No hay hasta el momento los medicamentos necesarios para hacer frente a la enfermedad. No existe vacuna, aunque se diga que ya se esté trabajando en ella; mientras llega, algo se tendrá que hacer porque no podemos ni debemos estar con los brazos cruzados.

Hay que tomar en consideración que: Al no conocer su origen, qué fue lo que lo propició, qué animal lo transmitió a los humanos, se dificulta saber cómo atacar. Además, el contagio, se está viendo ya, se está propagando, llevándolo a otros países. De manera que, tal parece que resultará inevitable detenerlo.

Es una situación bastante difícil; ya que, lo que pudo ser una epidemia, amenaza con convertirse en una pandemia. Lo han dicho los expertos, el virus llegará a todos los países porque ninguno está realmente preparado para evitarlo. ¿Cuándo? Nadie lo sabe. Creo que todos desearíamos, se detuviera.

Todos, de alguna manera estamos expuestos y por diversos motivos al contagio. Al padecer un simple resfriado y no cuidarse; o estar cerca de personas que estornudan y no tienen la precaución de cubrirse la boca pueden ser formas de contagio.

El problema está en el aire; en lugares públicos de gran congestionamiento; al realizar algún viaje; al utilizar los diferentes medios de transporte; en fin, si nos ponemos a ver todo lo que nos puede afectar, la lista es muy grande.

Lo aconsejable, considero, es no caer en pánico pero tampoco tomarlo a la ligera. Al no tener las herramientas necesarias para hacer frente a tan serio problema ¿qué podemos hacer? Tomar ciertas medidas que nos ayuden a reforzar nuestro sistema inmunológico.

Se escucha a comercial, pero en realidad son las recomendaciones que escuchábamos siendo niños y que después pusimos en práctica con nuestros hijos.

Comer frutas y verduras; ingerir líquidos, tomar vitamina C. Al menos la generación que consumió emulsión de Scott y aceite de hígado de bacalao creo que no nos fue tan mal.

Nos esperaba mamá con la cuchara en mano y un vaso de jugo de naranja. Conteníamos la respiración para no oler la medicina, que en realidad no era tal sino un suplemento vitamínico. Con el tiempo nos dimos cuenta de que las mamás y las abuelas tenían razón cuando nos decían “es por tu bien, para reforzar tu organismo”.

La higiene es fundamental en la prevención de enfermedades. Lavarse las manos con cierta frecuencia. Actualmente el celular es un transmisor de bacterias, lo traemos para todos lados.

Creo que a algunos de nosotros nos ha tocado alguna vez entrar al baño en un restaurant y coincidir con personas que hacen uso del sanitario y se retiran sin lavarse las manos. Terrible cuando quien lo hace es alguien que trabaja en el lugar.

No nos debe dar pena decirles ni debemos dejar pasar una acción así. Es cuestión de higiene y va en juego nuestra salud, por lo tanto hay que cuidarla.

Medidas tan simples que se pueden implementar y que corresponden a los hábitos adquiridos desde la niñez.

Voceros de la Organización Mundial de la Salud (OMS) han declarado que ningún país está preparado para un problema como el que hoy se presenta a nivel mundial. Sin embargo, las autoridades de nuestro país afirman que México sí lo está. ¿A quién le creemos?

Y como dicen que más vale prevenir que lamentar, bueno sería que empezáramos a tomar precauciones y empezar con algo muy simple: La higiene y reforzar nuestro organismo. ¿Qué más podemos hacer ante lo desconocido? ¿Ante la incertidumbre?

Pedir a Dios nos proteja a todos y cuide a nuestro amado Papa Francisco.
Imprimir
COMENTARIOS