×
Macario Schettino
Macario Schettino
ver +
Doctor en Administración, candidato a doctor en Historia. Es profesor en la división de Humanidades y Ciencias Sociales del Tecnológico de Monterrey. Ha publicado 15 libros, el más reciente: "Cien años de Confusión. México en el siglo XX", con Taurus. Su columna consiste en análisis sencillos de fenómenos económicos y financieros.

" Comentar Imprimir
16 Marzo 2010 03:17:18
Preparar la vejez
Ya en varias ocasiones hemos comentado con usted en estas páginas la importancia de acordarse de que uno envejece, si tiene suerte

Ahora me encontré en la red un texto publicado originalmente en el US News and World Report firmado por Emily Brandon que sostiene que, en Estados Unidos, una pareja que se jubila a los 65 años enfrentará, en el resto de su vida, un costo de salud de casi 200 mil dólares, por encima del seguro de gastos médicos mayores. Se trata de cuestiones no cubiertas en los seguros, deducibles, y cosas por el estilo. No se incluye en esta cifra el costo de enfermería en caso de necesitar cuidados adicionales. La reportera menciona que estas cifras provienen de un estudio de Prudential, empresa que conocemos en México y que se dedica, entre otras cosas, al financiamiento de largo plazo.

Coincidentemente, he recibido preguntas en últimas fechas con respecto a la forma en que se calculan las pensiones, por lo que pensé que podría ser una buena idea regresar al tema de cómo prepararse financieramente para la vejez, no tanto por los que vamos ya llegando, sino por los que todavía tienen tiempo de hacerlo.

El costo al que me refería en el primer párrafo debe ser un menor en México, pero no es una cantidad despreciable. Una certeza de la vejez es que es menos saludable que la juventud, cosa en la que no se repara cuando uno es joven. Una pareja joven, por ejemplo, tiene una preocupación mayor por tener recursos para los estudios de los hijos que por guardar recursos para su vejez, y hace bien. Pero conforme los hijos crecen, y los gastos por educación terminan, muchas parejas piensan que ese dinero es ahora un excedente que puede gastarse en lujos pospuestos. En realidad, es un dinero que puede convertirse en el seguro de salud de la vejez.

Los gastos de salud en la “plenitud”, como ahora le dicen, son equivalentes al costo de los estudios superiores de los hijos, como es evidente por la cifra mencionada antes. Si usted está pensando dedicarle una cierta cantidad a que su hijo o hija pueda asistir a una universidad para su carrera o maestría, haga exactamente el mismo cálculo para que usted pueda asistir al hospital cuando sea mayor. No lo tome a broma, porque sí va a ir.

Es importante hacer esta bolsa para la salud porque la pensión que usted recibirá no va a ser muy grande. Y sacar de ahí para la renta, para comer y para el doctor no es una buena idea. Algo dejará de pagar, porque no le va a alcanzar. Todavía hoy, y por unos años más, buena parte de los que se jubilen lo harán con las leyes anteriores.

Si usted trabaja en la iniciativa privada, su jubilación se calcula usando la ley de 1973, siempre y cuando haya empezado a cotizar en el IMSS antes de 1997. Con base en esa ley, la pensión que recibirá estará entre los 2 mil y los 18 mil pesos mensuales, redondeando. Pero antes de que se emocione, si usted gana hoy 5 mil pesos mensuales o más, la pensión será de la mitad de su sueldo actual, también redondeando.

Para alcanzar esa pensión, por cierto, tiene usted que cumplir 65 años de edad y acumular una buena cantidad de semanas cotizando. Siquiera unas mil (20 años) para que pueda usted alcanzar esas cifras que le comento, que no son ninguna maravilla. En pocas palabras, lo mismo que le he dicho desde hace algunos años: no confíe en el sistema de pensiones porque no le va a alcanzar el dinero. Le van a dar algo, pero no es mucho.

El sistema de Afores, que puede resultar bueno, de momento aún no lo es. No lo es por varias razones, pero la más importante al día de hoy es que todavía lleva pocos años, y la cantidad que se deposita en estos fondos es muy pequeña. Si quiere usted tener una idea de cuánto necesita acumular en su Afore para vivir a su gusto, pruebe la calculadora que ha estado promocionando ING (http://www.ingtunumero.com.mx), que es una buena referencia. Tiene usted que poner su género, edad, edad a la que se piensa retirar y la cantidad que quisiera tener al mes, y le devuelve la cantidad que debe tener ahorrada para ello. Y ya después promocionan sus productos, cosa normal.

Al menos para tener una idea, le conviene ver el dichoso número. Porque luego queremos retirarnos ganando más o menos lo mismo, y no hemos ahorrado nada. Y si no hay nada ahorrado, pues no hay nada de pensión. O mejor dicho, nada más la del IMSS, que ya vio usted que no es muy grande que digamos.

Espero poder presentarle, en una próxima entrega del blog Economía 2.0, algunas gráficas que le permitan hacer mejor su estimación de cuánto debe ahorrar, porque este espacio no me lo permite, pero mientras llegamos a eso, le recuerdo aquella fórmula que una vez le sugerí para determinar la cantidad que debe ahorrar: su edad menos veinte es el porcentaje de su ingreso que debe usted ir guardando, ya sea en comprar una casa o en ahorros de largo plazo. Si tiene 30 años, guarde el 10%; si tiene 50, guarde 30%.

Si me dice usted que no puede ahorrar, porque apenas la va librando, lo entenderé, pero usted también tendrá que entender que, dentro de unos años, lo único a lo que podrá aspirar es a la pensión del IMSS. Si usted trabaja en el gobierno y cotiza para el ISSSTE, está en una mejor situación, pero tampoco crea que muy holgada. El ISSSTE da pensiones mayores que el IMSS, en promedio, porque los salarios de cotización son mayores y porque las prestaciones del gobierno son superiores a las de quienes trabajamos en el sector privado, victorias de la Revolución. Pero, insisto, tampoco es como para retirarse millonario (no con la pensión, quiero decir).

Quienes hoy tienen menos de 40 años, aunque en el futuro también podrán optar por su jubilación en las condiciones que estamos comentando ahora, es muy probable que ya no lo hagan, porque su Afore les puede permitir una mejor jubilación. Más todavía si hacen aportaciones voluntarias. Al respecto, Consar tiene una calculadora que permite ver qué puede pasarle a la Afore si uno mejora la que tiene y si hace aportaciones adicionales relativamente pequeñas, pero que son ahorro: http://www.consar.gob.mx/calculadoraV4/index.asp.

Váyale pensando, que aquí le iremos consiguiendo más información para que tome usted la mejor decisión posible. Es su vejez.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5