×
Cholyn Garza
Cholyn Garza
ver +
Cholyn Garza nació en Veracruz. Radica en Piedras Negras, Coahuila desde 1961. Es licenciada en Desarrollo Humano y Diplomada en Derechos Humanos. Se inició profesionalmente en el periodismo en 1995 en el Periódico Zócalo de Piedras Negras. Le preocupa la problemática social y le apasionan los temás políticos.

" Comentar Imprimir
14 Marzo 2020 04:03:00
Prevenir para no lamentar
Escuchar Nota
Hace unas semanas al Papa Francisco se le presentó un cuadro gripal. Mientras se le hacían pruebas para descartar un problema mayor, se tomó la decisión de limitar sus actividades y de cierta manera aislarlo con el propósito de evitar la propagación de la enfermedad.

Por fortuna y gracias a Dios el malestar que aquejaba al Papa Francisco no se convirtió en algo mayor, porque ya en esos días rondaba la amenaza del nuevo coronavirus que mantiene en suspenso a la humanidad.

China, donde empezó el problema, de inmediato tomó medidas extremas para evitar mayor contagio. Medidas drásticas que a nadie pueden no gustar; sin embargo, hay que reconocer que ante una amenaza como la que representa el Covid-19, son necesarias.

Prevenir para no lamentar.

Cuando una persona estornuda con cierta frecuencia, tiene ojos llorosos, dice sentir “cuerpo cortado”, en fin, lo que advierte con convertirse en una simple gripe, empieza el proceso de protección. Aunque hay que decir que el iniciar la protección del organismo debe ser con anticipación.

Por eso se sugiere vacunarse antes de la llegada del invierno; tomar ciertas vitaminas, en fin, tomar medidas preventivas para no llegar a las correctivas. Eso lo hemos escuchado siempre.

Medidas preventivas con buena dosis de sentido común por parte de las mamás y abuelas.

Me preocupa, al igual que a muchas personas, que este gobierno tome todo lo que es importante con ligereza. En el renglón salud parecería que poco importa no solo el bienestar de los pacientes, sino la propia vida.

Porque por si no lo saben los encargados de las áreas de salud, la prevención es evitar problemas mayores en las personas. La atención significa brindar la posibilidad de recuperación en una enfermedad crónica y también recuperar o detener que el mal avance y haga estragos.

Me preocupa la falta de sensibilidad de un gobernante que cree saber todo y solo demuestra su ignorancia y desapego a su pueblo.

Lo hemos estado viendo en diversas situaciones. Dejar a las familias que se beneficiaban con el seguro popular sin ese apoyo, no es justo. Como tampoco lo es el quitarles sus tratamientos a niños y personas con cáncer.

Lo sucedido en un hospital de Tabasco, donde a pacientes, durante un proceso de diálisis, le fueron aplicados tratamientos con medicamento infectado ¿cómo debe considerarse? ¿Error? ¿falta de supervisión? ¿Ignorancia?

No puede ser que los pacientes se mueran y no precisamente por causa de su enfermedad.

Hoy, ante la amenaza de un virus, del que aún no se tiene la certeza por dónde nos va a llegar el contagio ya que es nuevo y falta mayor investigación, vemos a un gobernante que promueve abrazos cuando la Organización Mundial de la Salud ha emitido ciertas recomendaciones.

En momentos donde el problema ha pasado de ser considerado epidemia para convertirse en pandemia, hay quien en lugar de preocuparse y ocuparse como es su deber, bromea y lo peor y como siempre lo hace, trata de culpar a otros de lo que ocurre en el país.

Sabemos que aún no se cuenta con vacunas para prevenir o bien el antídoto para contrarrestar el efecto de la enfermedad. Eso de ninguna manera significa que todos nos tenemos que enfermar o peor aún que quien se contagie, muera.

Importante es no caer en extremismos. Ni tomarlo a la ligera ni caer en especulaciones. Estar informados, eso sí y hacer caso de las recomendaciones en cuanto a higiene se refiere y evitar hasta donde se pueda, asistir a lugares muy concurridos.

Somos nosotros y nadie más que nosotros los que debemos cuidarnos y poner los límites sin esperar a que el gobierno lo haga.

Estamos observando que países como Italia, España, así como Estados Unidos y otros más están tomando medidas severas para proteger a su población del contagio del Covid-19.

Aislarlos en sus hogares saben que es lo mejor, aunque nos embargue la tristeza de ver las calles sin personas por todo lo que ello representa.

La salud es primero; significa vida. La economía se puede recuperar con el tiempo; la vida no, y ésta no tiene precio.

Dios bendiga a nuestro México y a nosotros sus hijos.
Imprimir
COMENTARIOS