×
El Espectador
El Espectador
ver +
Columnista Político

" Comentar Imprimir
29 Agosto 2010 04:06:14
PRI Coahuila tenía la razón
El tiempo le dio la razón a Coahuila, y a menos de un año de que el Congreso de la Unión elevó la carga fiscal a los mexicanos, la bancada del Partido Revolucionario Institucional reculó del respaldo que, si bien no generalizado, otorgó al Partido Acción Nacional para sacar a flote la propuesta que se diseñó en el despacho del presidente Felipe Calderón Hinojosa.

El 21 de octubre del 2009, el voto mayoritario de los diputados federales del PRI permitió que el albiazul cumpliera el objetivo presidencial para llevar del 15 al 16% la tasa general del Impuesto al Valor Agregado (IVA) y del 10 al 11%, en el caso de los municipios de la franja fronteriza.

De los 237 legisladores que el PRI tiene en la Cámara de Diputados, 187 votaron a favor de la medida, 3 se abstuvieron, 11 no acudieron a la sesión correspondiente y hubo 36 que se opusieron al planteamiento del PAN y del Gobierno federal.

De manera abierta, el grupo de diputados federales coahuilenses del PRI, que encabeza Rubén Moreira Valdez, se negó a votar en contra de una medida que lastimaría la ya de por sí deteriorada economía de millones de mexicanos.

“Nosotros vamos a regresar al respectivo distrito, si votamos a favor de elevar los impuestos, ¿qué quiere que le digamos a los ciudadanos?”, reviró Moreira al coordinador de la bancada de su partido, Francisco Rojas Gutiérrez, durante una de las sesiones que el grupo de legisladores realizó previo a la discusión final de la propuesta.

Pero la postura de los diputados coahuilenses fue coincidente con la que adoptó el Gobernador del estado, Humberto Moreira Valdés, quien se convirtió en el único Mandatario estatal en oponerse con energía a la iniciativa de reforma fiscal que propuso el Ejecutivo federal.

A la vuelta de casi un año, los diputados y gobernadores priístas dan la razón a Coahuila, en el sentido de que el aumento de la carga impositiva no fue factor determinante para mejorar los ingresos del Gobierno y permitir con ello la realización de obras de infraestructura que ayudaran a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.


PRIMERA LLAMADA… PRIMERA:

El alza a los impuestos que consiguió el gobierno de Felipe Calderón no se convirtió en los recursos que los gobiernos estatales y municipales necesitan para satisfacer necesidades de obra pública, infraestructura social y programas de fomento al empleo que tienen sus respectivas comunidades.

En Coahuila ese fracaso se supo desde el principio, y no obstante a que el Gobierno del Estado y los legisladores priístas alzaron la voz para advertir la medida, no se les hizo caso.

Con el apoyo del PAN, del Partido Nueva Alianza y parcialmente del PRI, el Gobierno federal pudo cristalizar la medida en una nueva legislación fiscal que está vigente desde el 1 de enero del 2010.

A fin de convencer a los legisladores de que aprobaran la propuesta, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público advirtió que sin el incremento en los impuestos el Gobierno iría a la quiebra técnica al no tener recursos para cumplir los compromisos sociales indispensables.

Sin embargo, a la vuelta de los meses quedó claro que elevar la tasa del IVA no se tradujo en más recursos para los estados y municipios, pues como ejemplo destaca el hecho de que a más de medio año Coahuila no haya recibido cerca de 2 mil 500 millones que le corresponden para obras de infraestructura carretera.

SEGUNDA LLAMADA… SEGUNDA:

Desde el Comité Ejecutivo Nacional del PRI que encabeza la tlaxcalteca Beatriz Paredes Rangel, se envió la orden para que gobernadores, diputados y senadores respaldaran legal y públicamente la iniciativa del Gobierno federal para elevar el IVA y otras imposiciones fiscales, como el Impuesto Sobre la Renta (ISR) y el Impuesto a los Depósitos en Efectivo (IDE).

Prácticamente en todo el país la instrucción se adoptó sin cuestionamientos de por medio, pero en Coahuila la situación fue distinta.

Por un lado, el gobernador Humberto Moreira Valdés una y otra vez manifestó su oposición al incremento en la tasa de los impuestos, bajo el argumento de que el proyecto lastimaría más la economía de los mexicanos, la cual se encontraba en franco desgaste debido a la crisis económica que se manifestó con crudeza durante el 2008 y el 2009.

El Gobernador del estado también advirtió que además de lesiva, la propuesta no garantizaría al Gobierno federal los recursos que necesitaría en el 2010 para cumplir compromisos de participaciones a estados y gobiernos municipales.

En el mismo sentido se mantuvo el grupo de legisladores priístas de Coahuila, quienes aguantaron presiones –y hay quienes aseguran que hubo hasta amenazas– a fin de que al momento de votar, la bancada priísta en general fuera en un mismo sentido con su voto y se diera el espaldarazo al PAN y a Felipe Calderón para incrementar los impuestos.

Sin embargo, la postura de Coahuila siempre fue la misma, y los nueve diputados federales coahuilenses del PRI formaron parte del grupo de 36 que rechazaron la iniciativa.

TERCERA LLAMADA… PRINCIPIAMOS:

Durante la semana que termina, los legisladores federales y los gobernadores del PRI tomaron la decisión de impulsar una propuesta que permita llevar la tasa del IVA a la posición en que se encontraba el año pasado.

La propuesta para lograrlo estuvo a cargo de Rubén Moreira Valdez, coordinador de los diputados federales del PRI-Coahuila y dirigente estatal del tricolor.
El legislador señaló que mantener la tasa actual del IVA no tiene sustento, pues el aumento no cumplió su cometido. La postura del gobernador Moreira Valdés es la misma.

De hecho, el Mandatario señaló que “el haber hincado el diente” a los ciudadanos “no sirvió de nada”, pues los gobiernos estatales y municipales siguen esperando el arribo de los recursos que la Federación reuniría a través del alza en los impuestos.

Y de acuerdo con los priístas, como la medida no cumplió su cometido, pues no es necesario mantenerla.

Por lo pronto, el priísmo de Coahuila ya convenció de ello a sus pares en el país, ahora sólo resta que juntos consigan modificar la legislación fiscal para que a partir del 1 de enero del 2011 el impuesto al consumo siga siendo del 15% en su tasa general, y del 10% en la aplicación que se realiza en la frontera.

SE CIERRA EL TELÓN:

A partir del próximo miércoles la composición política de Coahuila se modificará con la rendición de protesta que harán los nuevos alcaldes de Juárez y Lamadrid, respectivamente Juan Lerma Sandoval y Víctor Cordero Aguirre.

Ambos militantes del Partido Revolucionario Institucional fueron electos como presidentes municipales en los comicios extraordinarios que se realizaron el pasado 4 de julio.

Como antecedente, está el hecho de que en la elección ordinaria del 18 de octubre del 2009 consiguieron la victoria el PRD y el PAN, de manera respectiva, pero ante sendas impugnaciones presentadas por el PRI, la autoridad electoral eliminó los resultados y se repusieron los comicios en los cuales el tricolor obtuvo la mayoría de los votos.

En Juárez, el argumento del PRI fue en el sentido de que funcionarios públicos municipales participaron como representantes de partidos políticos en casilla, lo cual impide la legislación electoral.

En Lamadrid, el PRI señaló que la entonces candidata del albiazul, Rosalinda Arredondo Esquivel, superó el límite legal de gastos de campaña, e incluso presentó en su contra una denuncia penal, pues consideró que la abanderada panista incurrió en delitos.

Actualmente, de los 38 municipios de Coahuila el PRI tiene alcaldes en 31, pero a partir del miércoles ese número incrementará a 33. El PAN es gobierno en Allende y San Buenaventura; el PRD en Castaños y Múzquiz y el Partido Verde Ecologista de México en Parras de la Fuente.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5