0 1 2 3
×
4
Rafael Flores Ramos
Rafael Flores Ramos
ver +

" Comentar Imprimir
09 Diciembre 2011 04:00:47
Primera plaza de toros en América
Escuchar Nota
Se sabe dentro del mundo de la fiesta brava que la primera plaza de toros que existió en América fue la de Acho, Perú, en Sudamérica, que data de 1766, pues sucede que no es así, sino que la primera plaza de toros que existió en América es la plaza de Cañadas, que lleva el nombre de Rodolfo Gaona, en honor del “Califa de León”, y que se encuentra en Jalostotitlán, Jalisco, ya que a la construcción de un corral en la estancia de Cañadas, en las décadas de 1670 y 1680, fue la causa de que apareciera por primera vez en el padrón eclesiástico de Jalostotitlán el año 1728 como Capilla de Cañadas.

Esta antigua plaza constituye un monumento nacional, ya que fue construida el 2 de febrero de 1680 por el Sr. Agapito Gómez, heredándola Domingo Gómez, quien se la vendió años después a Silvestre Gómez, quien se la vendió a su vez a Mónico Gómez, el cual quería demolerla para ampliar la calle y vender la cantera que adornaba la fachada, las graderías y los palcos; de lo que se dieron cuenta los cañarenses y el Ayuntamiento intervino por voces del presidente municipal Teódulo García y del tesorero Alfonso Gómez, descendiente de don Agapito Gómez, quien fue el que la edificó, adquiriendo el coso para el municipio en el año 1924, pagando por él la cantidad de mil 800 pesos. Ya siendo propiedad del Municipio fue cuando se le puso el nombre de Plaza de Toros Rodolfo Gaona, en recuerdo de las andanzas novilleriles del “Califa de León”.

Cuando fue construida en el año 1680, era más bien un corral en forma rectangular que se usaba para herrar, encerrar y subastar ganado, aunque también se utilizaba para correr toros. El hecho de celebrarse estas fiestas en una plaza fija adelantó en más de un siglo la capital en comparación con la propia capital de la Nueva España. En la actualidad, su fachada presenta un aspecto sobrio y severo, en la que se encuentran dos puertas de entrada a las localidades de sol y sombra y un ventanal del palco; en su parte superior se encuentran situadas las gárgolas de desagüe con simetría. Desde el punto de vista arquitectónico fue edificada con material no perecedero: cal y canto, y no como las fabricadas en aquel entonces, de madera, las cuales tenían una vida efímera, ya que al pasar la temporada eran desmanteladas. En un principio ya mencionamos que eran de forma rectangular y para formar el ruedo hincaban una serie de troncones en la tierra y los unían entre sí por medio de gruesos tablones amarrados fuertemente a ellos; sin embargo, como estaban y están colocadas en forma rectangular, había unas localidades que quedaban muy distantes y sus ocupantes no gozaban de una buena visibilidad de los incidentes de la lidia y optaron por darle la forma de un ovoide raro: dos semicírculos unidos por un par de tramos rectos.

Hasta La Próxima
Imprimir
COMENTARIOS


2

  • 3
4
6 7
8 9 0 1 2 3 4 5 20 21 22