×
Sergio Sarmiento
Sergio Sarmiento
ver +
Empezó su carrera profesional en la revista Siempre! a los 17 años, cuando era todavía estudiante de preparatoria. Obtuvo la licenciatura en filosofía con honores de la Universidad York de Toronto, Canadá. A los 22 años entró a trabajar como redactor en Encyclopaedia Británica Publishers, Inc. y dos años más tarde fue nombrado director editorial de las obras en español de la empresa.

" Comentar Imprimir
07 Enero 2020 04:05:00
Principio a modo
Escuchar Nota
Tanto el presidente López Obrador como el canciller Marcelo Ebrard han afirmado que México ha recuperado la política de no intervención de los gobiernos priistas del pasado que se perdió en el periodo liberal. La realidad, sin embargo, es otra: el intervencionismo siempre ha estado presente, solo que se aplica de manera discrecional e ideológica.

Este 5 de enero el Gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela utilizó a la Guardia Nacional Bolivariana para impedir el acceso de Juan Guaidó y los diputados de oposición a la sede de la Asamblea Nacional. En una sesión sin quórum, y sin legisladores de oposición, los diputados chavistas votaron para nombrar presidente del órgano legislativo al diputado Luis Parra. Maduro apareció en televisión para dar por buena la elección y decir con sorna a pesar de los videos que exhibían la acción de la policía: “Si Guaidó no entró es porque no tenía los votos”.

Guaidó calificó la maniobra como un “golpe parlamentario”. Sin embargo, el Gobierno mexicano, que había calificado como un “golpe de Estado” la renuncia de Evo Morales a la Presidencia boliviana, no cuestionó la acción del régimen de Maduro. En un tweet el 5 de enero, la Secretaría de Relaciones Exteriores simplemente comentó: “México hace votos para que la Asamblea Nacional de Venezuela pueda elegir democráticamente su Junta Directiva conforme al proceso establecido en la Constitución de ese país hermano”.

Efectivamente, la Asamblea Nacional se reunió en una sede alterna y en una sesión que sí contó con quórum, a pesar de que los diputados oficialistas se ausentaron, reeligió como presidente a Guaidó siguiendo todos los procedimientos de ley. Hoy Venezuela tiene tres asambleas: una legítima, que ha seguido todos los procedimientos constitucionales, que encabeza Guaidó, y dos espurias, la llamada constituyente y la de Parra, impuestas por el Gobierno de Maduro para anular a la oposición.

El golpe que el Gobierno mexicano denuncia en Bolivia simplemente no existió. Morales renunció ante una rebelión popular y el mando se transmitió de conformidad con la Constitución. El ministro de Defensa, el general Javier Zavaleta, no solo no tomó el poder sino que está asilado y protegido por México en nuestra embajada en La Paz, mientras que el comandante en jefe de las fuerzas armadas, el general Williams Kaliman, ha sido reemplazado. Las autoridades bolivianas han anunciado nuevas elecciones que se llevarán a cabo el próximo 3 de mayo.

El Gobierno mexicano, en cambio, sigue apoyando al venezolano Maduro a pesar de sus repetidos golpes contra una Asamblea Nacional cuyo pecado fue lograr una mayoría de oposición en las elecciones de 2015, las últimas libres que ha tenido el país.

El viejo régimen priista que tanto admira la Cuarta Transformación recurría, de la misma manera, a una aplicación discrecional e ideológica del principio de no intervención. Exigía, por ejemplo, respeto a la dictadura cubana, pero rompió relaciones con Chile tras el golpe de Augusto Pinochet. Hoy la Cancillería ha recuperado esa filosofía acomodaticia y cuestiona un inexistente golpe de Estado en Bolivia mientras se cruza de brazos ante los insistentes golpes de Maduro contra la democracia en Venezuela. Puede más la ideología que la filosofía de la no intervención.

Irak, Irán

Otra aplicación discrecional de la política exterior la vemos en el Medio Oriente. Matar a un general iraní en territorio iraquí es una violación al derecho internacional y también amenazar a Irak por pedir la salida de tropas estadunidenses. Pero sobre esos temas la Cancillería no se manifiesta, para no molestar a Trump.
Imprimir
COMENTARIOS