×
Javier Villarreal Lozano
Javier Villarreal Lozano
ver +

" Comentar Imprimir
12 Septiembre 2019 04:00:00
Prometedor primer paso
Publicar un periódico que sigue a los movimientos de un ejército revolucionario cerca de 3 mil kilómetros, imprimiéndolo en siete ciudades -Hermosillo, Ciudad Juárez, Chihuahua, Torreón, Saltillo, Monterrey y Ciudad de México-, es toda una hazaña. Esto fue un logro del periodista campechano Salvador Martínez Alomía. Hoy, más de un siglo después, ese periódico, El Constitucionalista, constituye una riquísima fuente de información acerca del movimiento encabezado por don Venustiano Carranza.

Seguramente redactores y editores viajaban únicamente con sus máquinas de escribir y lo más indispensable. En cada ciudad debían conseguir dónde imprimirlo. En ocasiones eran los talleres tipográficos del Gobierno del Estado, pero en Hermosillo y Torreón hubieron de contratar imprentas comerciales. Los continuos traslados impidieron a El Constitucionalista ser una publicación trisemanal, como se lo propuso al principio.

En una acertada decisión, a manera de preámbulo de la conmemoración el próximo año del centenario de la muerte de don Venustiano Carranza, el Gobierno del Estado, a través de su Secretaría de Cultura, publicó la edición facsimilar del periódico, presentada hace un par de semanas en el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, de la capital del país. En la presentación participaron la secretaria de Cultura, Ana Sofía García Camil, el historiador Javier Garciadiego Dantán y quien esto escribe.

Se trata de una importante aportación al mejor conocimiento de la Revolución Constitucionalista, pues ni siquiera la Hemeroteca Nacional cuenta con una colección completa del periódico. La biblioteca del Centro Cultural Vito Alessio Robles conserva la perteneciente al historiador que lleva su nombre, a la cual faltaba el número 100, cuya copia fue proporcionada generosamente por la Universidad Veracruzana.

Llama la atención que el periódico, cuyo primer número apareció en Hermosillo el 2 de diciembre de 1913, se proclame Órgano del Gobierno Constitucionalista. Por lógica era de esperarse que se considerara órgano del Ejército Constitucionalista -aún faltaban 8 cruentos meses y 11 días para la firma del Tratado de Teoloyucan y la renuncia de Victoriano Huerta-, pero los decretos emitidos durante el periodo, Carranza los firmaba en su calidad de “Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, en uso de las facultades extraordinarias de que me hallo investido”. ¿Exceso de optimismo o reiterada afirmación de la ilegitimidad, y por tanto inexistencia del Gobierno de Huerta? Así lo consideraba el periódico, que el martes 10 de febrero de 1914 insertó el siguiente aviso:

“Se previene al público que todos los contratos, disposiciones y demás actos que, conforme a las leyes respectivas, deben ser publicados en el Diario Oficial de la Federación, no surtirán efecto legal si no se insertan, como está ordenado, en este órgano oficial del Gobierno Constitucionalista”.

Por ser su tierra natal, Coahuila está moral e históricamente obligado a dar especial realce a las conmemoraciones del centenario del asesinato de don Venustiano, el único presidente mexicano muerto estando en funciones. La edición facsimilar de El Constitucionalista constituye un prometedor primer paso y viene a poner a disposición de investigadores e interesados una fuente de noticias que, a 100 años de distancia, es hoy novedosa, dada la extremada rareza de la publicación.
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5