0
×
1
Federico Muller
Federico Muller
ver +

" Comentar Imprimir
01 Febrero 2019 03:36:00
Pronóstico de crecimiento del foro económico mundial
Reunido ya desde hace varias décadas en Davos, Suiza, cada año un grupo de políticos, empresarios y líderes de organizaciones mundiales y regionales (como la ONU, el FMI y la Cepal) y algunas de carácter civil discuten los problemas más apremiantes que enfrenta la economía mundial; en esta ocasión la delegación mexicana no estuvo encabezada por el Presidente de la República. A este tipo de encuentros les han llamado pomposamente Foro Económico Mundial (FEM).

Para los economistas de corte más liberal, las conclusiones a que se llegan en los foros aportan poco al crecimiento de la economía mundial. Han sido más los protagonismos y las recomendaciones que quedan sin compromisos ineludibles que involucren a las potencias mundiales en la solución o mejora de los grandes problemas económicos. Buenas intenciones y muchas tomas fotográficas de todos los participantes porque, sin duda, Davos es un gran escaparate que cubre la prensa internacional. Pero dejando de lado los comentarios de esos respetables editorialistas y analistas económicos, mencionaremos brevemente el panorama económico que esbozaron para los dos próximos años los asistentes a la reunión 49 del FEM.

Desaceleración de la economía mundial. Previo a la citada reunión se estimaba una tasa del PIB mundial cercana a 4%, impulsada por el crecimiento de los intercambios comerciales entre los países. No obstante, el Fondo Monetario Internacional (FMI) hizo un ajuste a la baja estableciéndola en 3.5%, particularmente por el proteccionismo comercial que ha empezado a surgir en Estados Unidos y China, que ha ocasionado la determinación unilateral de aranceles a las importaciones que realizan entre ambos. Desde mi punto de vista, se trata de cubrir las deficiencias en los niveles de productividad laboral atribuidas a la baja especialidad tecnológica de los trabajadores estadunidenses, mediante las restricciones a los flujos comerciales procedentes de China; sin embargo, el comercio internacional es el culpable del desempleo y la desigualdad en ese país hegemónico.

Desde la asunción del presidente Donald Trump, y siguiendo sus promesas de campaña, las políticas comerciales que ha formulado han erosionado, o mejor dicho ralentizado, el crecimiento de varias economías del planeta, entre ellas la china, que en 2018 no rebasó el 7%, nivel que es excelente para cualquier nación del mundo excepto para la asiática por el volumen de su población, niveles de pobreza y desigualdad. Esa desaceleración de sus exportaciones ha ocasionado un replanteamiento de su modelo de crecimiento, dándole ahora una orientación hacia el mercado interno para incrementar el consumo, sobre todo de las poblaciones alejadas de las costas y de la capital.

En el caso de México, la autorización del Congreso de EU al Tratado México, Estados Unidos y Canadá sigue en riesgo, y junto con las migraciones desde Centroamérica tensa aún más la relación política y económica con el vecino del norte, que seguramente se reflejará en un menor crecimiento de la economía mexicana en 2019, probablemente inferior a 2 por ciento.

Cambio climático. Es un fenómeno natural que al parecer ya se está tomando en cuenta por las naciones industrializadas. La capacidad de la Tierra en producción de recursos naturales y absorción de los gases tóxicos generados por el crecimiento económico está ya superada. No obstante, no se definieron políticas ambientales que fortalezcan los acuerdos que se tienen sobre este urgente tema. Para 2020, las perspectivas económicas mundiales son mucho más desfavorables, inclusive se llegó a aventurar una nada remota posible recesión económica, lo que complicaría todavía más el entorno para la economía de México y su novel Gobierno.                          
Imprimir
COMENTARIOS


9

1 2
  • 3 4
  • 0
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95