×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
22 Febrero 2019 04:06:00
Pues que no pasó nada.
Vino Andrés Manuel, y pese a que en la víspera el Estado, y en especial el Municipio, era un hervidero por los recortes impuestos por el Gobierno federal, por la incertidumbre, por la falta de acuerdos concretos que permitieran destrabar proyectos y programas que siguen en el aire, aquello fue una verdadera fiesta de máscaras.

Se cumplieron rigurosamente los protocolos, reinó la corrección política. Andrés Manuel vino, comió, se aventó uno de sus kilómétricos discursos y se fue. Y nada.

Supongo que ya habrá otra oportunidad u otros foros para “alzar la voz y exigir lo que a Coahuila le corresponde”.

Ya habrá otra oportunidad y otro foro para decirle al Presidente que lo que hace es totalmente injusto, que con la seguridad no se juega y que es un verdadero castigo para Saltillo el haberle recortado 12 millones al Fortaseg.

Ya habrá otra oportunidad para expresar el malestar y la incertidumbre que genera la falta de claridad en las acciones que acomete el Gobierno federal. Sí, ya será para después.

Dirán los optimistas que lo bueno es que la sangre no llegó al río, que al menos en la forma no se agravaron las cosas, pero lo cierto es que Coahuila, y en particular Saltillo, quedó exactamente igual, a expensas de lo que quiera y cuando lo quiera el Presidente.

Y ni quién le diga nada…
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5