×
Fausto Fernández Ponte
Fausto Fernández Ponte
ver +
Don fausto fernández ponte es poseedor de un impresionante y sólido currículum: 50 años de periodista profesional. Su opinión y columnas periodísticas son respetadas en ese ámbito, por el prestigio que a pulso se ha ganado, es considerado una autoridad en su campo. Además de corresponsal de guerra, ha entrevistado a jefes de estado y de gobierno de la talla de Lyndon B. Johnson, Richard M. Nixon, Indira Gandhi y William Clinton.

" Comentar Imprimir
11 Marzo 2009 03:24:48
Qué falló y por qué
(1/2)
El pueblo es el principal elemento constitutivo del Estado mexicano, cuyos intereses han sido traicionados

I
El caro leyente Pedro José Gómez, quien léenos en “Diario Libertad” y en “The Globe & Mail” desde Mississauga, Ontario, Canadá, inquiere qué es un Estado fallido y por qué el Estado mexicano es considerado así.

Escribe: “Soy mexicano, vivo en Canadá desde 2001 (...) Leo todo lo que hallo por Internet o en libros y periódicos acerca de México en inglés o español (...) Algunos escritores como usted hablan del Estado fallido...

“También he leído que en el Gobierno de Estados Unidos se piensa lo mismo (que el Estado mexicano es fallido). En un artículo suyo en el diario TG&M acerca del tema nos agitó bastante a los mexicanos aquí.

“Comentamos mucho su artículo, pues expone ideas que nuestros familiares en México (en mi caso, mi madre y hermanos, primos y parientes de mi esposa) no saben articular, pero que coinciden: algo ha fallado en México...

“Pero ¿qué falló o qué falla? En nuestras discusiones en el entorno de los mexicanos aquí idealizamos a México. En el Consulado informan de grandes logros del Gobierno, (que) los problemas están siendo superados...

“Pero escritores como usted y lo que nos dicen nuestros familiares nos hablan de que las cosas en México están más graves (de) que en el Consulado nos (las) presentan. Aquí estamos conturbados, preocupados y confusos”.

II

Prosigue: “Después de leer y discutir su artículo sobre el Estado fallido en México en TG&M, queremos que nos oriente a algunos en la comunidad en qué falló el Estado mexicano y por qué. ¿Sabemos por qué? ¿Somos responsables?

“Tenemos muchas preguntas y dudas (que) ojalá usted pueda contestar o aclararnos si está por venir una revolución en México o un golpe de Estado o militar (...) Lo que sí sabemos es que hay mucho descontento...

“Nos llegan muchos rumores por la vía de los familiares y amigos en México. Ayer uno de mis hermanos me dijo que los gringos van a invadir para combatir al narcotráfico porque el Gobierno mexicano no puede...

“Nuestros amigos canadienses también piensan que en México ya mandan los gringos y que la situación del narcotráfico es desfavorable al Gobierno y (que) el descontento popular es mucho; ya empieza a haber hambre...

“Un medidor para nosotros es la insistencia de familiares y amigos en México en querer emigrar; nos dicen que no se puede vivir (allá). Es lo mismo (por lo) que emigramos; a mí me dieron visa a los cinco años de que la pedí”.

Señálese que las inquietudes del connacional en Canadá coinciden con las de muchos otros mexicanos en el exterior y, no se diga, a intramuros, si las misivas de los leyentes son un indicador fidedigno.

III

En esas misivas –como en la del leyente Gómez– el denominador común es uno de búsqueda muy preocupada y angustiada, hasta desesperada, por salidas a la crisis que estruja brutalmente al pueblo de México.

Subráyese que el pueblo es el principal elemento constitutivo del Estado mexicano, cuyos intereses han sido traicionados cínica a impunemente por el poder político, que es otro elemento constitutivo de dicho Estado.

El hecho mero de búsqueda que adviértese en muchos mexicanos y que tal vez existe indetectable (aunque presumible) en millones más, exhibiría el desarrollo de un proceso de toma de conciencia de la realidad objetiva.

Esa toma de conciencia es consecuencia de la concatenación dialéctica de componentes de la realidad asentados en la psique colectiva. Coloquialmente diríase que por fin empieza a “caernos el veinte”:

Esa toma de conciencia tiene secuelas explosivas –estallidos sociales de vena política– detonadas por las condiciones económicas, políticas, sociales e incluso culturales críticas prevalecientes.

¿Una revolución? Por supuesto, si por revolución entendemos aquellos procesos societales, fueren éstos plenipotenciarios y generalizados o no, de carácter reivindicatorio que Illich define con exactitud.

.(Javascript debe estar habilitado para ver esta direccion de correo)6
Imprimir
COMENTARIOS


7

  • 9 0
  • 8
2
4 5
6 7 8 9 0 70 71 72 73 74 75