×
Isabel Arvide
Isabel Arvide
ver +
Periodista, ha colaborado en los principales medios nacionales desde 1976. Recibió el Premio Nacional de Periodismo en 1984, primera mujer en obtenerlo por opinión. Es conocida por sus comentarios políticos críticos, ha publicado novela, poesía erótica, crónica y entrevistas. Entre sus libros destacan, con más de diez ediciones vendidas, "La Decisión Presidencial" y "Asunto de Familia", ambos analizando la corrupta relación entre Manuel Camacho, Carlos Salinas de Gortari y Luis Donaldo Colosio. En "La Guerra de los Espejos" narra el conflicto armado de Chiapas desde la visión de los cuarteles militares, editorial Océano, noviembre de 1998. Por el mismo sello editorial publicó, en 1999, "La Sucesión Milenaria" analizando el proceso electoral que llevaría a la derrota del PRI. Fue la efímera directora del diario Summa, de la empresa Televisa, hasta el primer día de diciembre de 1994, de donde salió por el encabezado: "Decepcionó el Gabinete". Hasta junio del 2000 escribió una columna política diaria para Ovaciones. A partir de esa fecha colabora en el diario Milenio, así como en el semanario del mismo nombre. Su columna diaria se publica en 15 periódicos de provincia. Visite www.isabelarvide.com

" Comentar Imprimir
27 Noviembre 2008 05:00:45
¿Qué hacemos con Genaro?
Alguien no entiende. O, si se prefiere, ve pasar la procesión y no se arrodilla.
Lo cierto es que existe tal desconcierto, tal falta de sincronización con las palabras presidenciales que me recuerda los peores días del sexenio de Ernesto Zedillo cuando, precisamente, la PGR parecía servir a los intereses de otro país, sobre todo de otro gobernante.

Absurdo, para decir lo menos, que se haya ordenado tomar la declaración ministerial, con todo el escándalo mediático, a Mario Velarde después del espaldarazo inmenso de Felipe Calderón a Genaro García Luna.

Porque resulta, la forma es fondo, absurdo para decir lo menos tener en el banquillo de los acusados “como indiciado por presuntos nexos con el narcotráfico” a alguien tan cercano al secretario de Seguridad Pública Federal que ha sido objeto, por igual, de innumerables críticas y el mayor aval presidencial.
Si, ya lo dijo Felipe Calderón, no va a “renunciar” García Luna… de parte de quién es la operación en su contra.

O, como de retraso mental, nos va a salir el procurador general de la República con un cuento de independencia y respeto a las leyes.
¿Por qué ahora? ¿Qué evitó durante tantos meses que cualquiera en la cercanía de García Luna estuviese en los expedientes, en las oficinas de la SIEDO como acusado? Porque en esto sería suicida justificarse detrás de la imputación de un testigo protegido que no tiene fuerza moral o credibilidad.

Resulta muy difícil, casi imposible, aceptar que Eduardo García Mora esté actuando impulsado por el bien de la República… sobre todo cuando sus diferencias con García Luna son de sobra conocidas. Doblemente cuando se vive una situación de excepción, de verdadera guerra contra el crimen organizado.
Porque, no se vale cerrar los ojos, el operativo de la PGR va contra un funcionario público federal que a diferencia de todos los que integran el Gabinete ha recibido el apoyo incondicional, el gran aval público y privado de Felipe Calderón.

Que, no olvidar por favor, es también el jefe, el que nombró a Medina Mora.
Si todos los colaboradores, desde el que fue secretario particular hasta los que trabajaron con él hace años, de García Luna son narcotraficantes, asesinos, delincuentes, habría que ponerlos detrás de las rejas. Después de que se integre de manera sólida e inobjetable, siempre de acuerdo a derecho, un expediente. Y a continuación, ésas son las leyes que nos rigen, hayan sido juzgados, en su caso sentenciados, por la autoridad correspondiente.
Lo que no es admisible, ni el caso de estos funcionarios-amigos ni en ningún otro, es lapidarlos públicamente.

Jugar a Dios, a poner de espaldas a la pared, a García Luna se está volviendo cada vez más costoso para la República. Falta saber si Calderón lo entiende o se lo hace entender a quien corresponda…
http://www.isabelarvide.com
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5