×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
23 Septiembre 2018 02:33:00
¿Qué hacer con 18 mil millones?
De los 36 mil 506 millones de pesos con que endeudó Humberto Moreira a nuestro estado, hay 18 mil millones cuyo destino se desconoce. Algunos mal pensados sostienen que fueron a parar a la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto. Y de haber sido ese el caso los coahuilenses podríamos decir con absoluta certeza, a punto de terminar el sexenio, que se hizo una pésima inversión con nuestro dinero. Para empezar, porque habríamos pagado la campaña del presidente peor evaluado de la historia reciente de nuestro país. Pero, además, porque muchos de los compromisos para nuestro estado que firmó Peña como candidato, no fueron cumplidos de manera plena. De hecho, hubiera sido mejor -además de legal- que se hubieran invertido los recursos provenientes de la deuda en realizar esas obras que, a la fecha, siguen incompletas.

Un ejemplo es la carretera San Pedro-Cuatro Ciénegas. 182 kilómetros totales, de los que a Peña le tocaban 147, porque 35 ya habían sido construidos entre 2011 y 2012, en el sexenio de Calderón, y que todavía no está al 100% de su finalización, pese a que Rubén Moreira había asegurado que estaría lista a finales de 2013. En la carretera en total se han invertido un aproximado de mil 500 millones de pesos; es decir, que con los 18 mil millones desaparecidos habríamos terminado de construir 12 veces ese camino o mejor todavía, hubiéramos podido conectar toda la entidad con super carreteras.

El Centro Oncológico en Saltillo, nueve meses después de que Rubén Moreira lo inaugurara, sigue sin abrir sus puertas. Las razones por las que el exgobernador decidió inaugurar una obra cuando todavía no estaba finalizada no son un misterio, porque todos sabemos de la egolatría y la fanfarronería que lo caracteriza. El caso es que el Oncológico fue anunciado con un costo inicial de 400 millones de pesos, lo que significa que con el dinero “perdido” de la deuda se hubieran podido construir unos 45 y no tendríamos las carencias de nosocomios ni de medicamentos que hemos venido padeciendo los coahuilenses los últimos 7 años.

También con esos 18 mil millones de la deuda, podríamos haber instalado medio centenar de Centros de Convenciones como el que se construye con tantas demoras en Torreón. Y aunque Peña presumió en su último informe la obra, lo cierto es que no estará lista sino hasta el próximo año. Seguramente nos habría alcanzado también para el Parque Industrial que prometió para la Laguna y para construir otros sitios de alojamiento industrial en cada una de las regiones de nuestro estado.

Podemos observar con facilidad que, de ser cierto que los 18 mil millones “extraviados” fueron a parar a la campaña de Peña Nieto, los coahuilenses hicimos una pésima inversión. Si esa enorme cantidad de recursos, que estamos pagando de múltiples maneras, se hubiera invertido en el Estado, se notarían. Pero, además, nos habríamos ahorrado el enorme gasto en publicidad oficial de los Moreira porque las obras hablarían por sí mismas.

Sin embargo, no debemos pensar que nuestro dinero no sirvió para nada, porque ¿qué hubiera sido de los hermanos sin la gratitud que sintió por ellos Peña a lo largo de su sexenio? Ya sabemos, entonces, cuánto cuesta la impunidad. Hasta alcanzó para una curul en San Lázaro.

Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65