×
Silvia Guadalupe Garza Galván
Silvia Guadalupe Garza Galván
ver +
Diputada Federal, Silvia Guadalupe Garza Galván
Partido Acción Nacional
Bióloga egresada de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Es miembro honorario del Colegio de Biólogos de México. A nivel local ha ejercido diversos cargos, entre ellos el de Directora de Ecología, Parques y Jardines y Fomento Agropecuario del Municipio de Monclova, Coahuila (1997-1999), su ciudad natal. Asimismo, fue Delegada de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (2008-2011) en Coahuila, en donde sus principales acciones se concentraron en controlar la tala forestal clandestina en las sierras de Coahuila; conservar las Áreas Naturales Protegidas así como la fauna endémica y exótica; inspeccionar y sancionar a las industrias; verificar los residuos peligrosos y especiales y hacer un inventario de los pasivos ambientales del Estado. Inició su trayectoria legislativa en el H. Congreso de Coahuila de Zaragoza, fungiendo como Diputada en la LVII Legislatura (2006–2009), en cuya oportunidad participó en las Comisiones de Medio Ambiente, Equidad de Género, Energía y Minas y presidió la Comisión del Agua. Como resultado de su actividad legislativa se impulsó una nueva Ley del Agua, la Ley de Protección a la Maternidad, así como reformas a diversos artículos del Código Penal. A nivel federal se desempeñó como Miembro del Consejo Consultivo para el Desarrollo Sustentable-Región Noreste y Región Centro de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (2003-2004), y ocupó el cargo de Senadora de la República en las LXII y LXIII Legislaturas (2012-2018), siendo la primera Senadora en la historia de Coahuila en haber sido electa por el principio de mayoría. En tal carácter se desempeñó como Presidenta de la Comisión Especial de Cambio Climático y Secretaria de las Comisiones de Medio Ambiente y Recursos Naturales, Recursos Hidráulicos, así como de Derechos Humanos, colaborando como integrante de la Comisión de Agricultura y Ganadería, y del Parlamento Latinoamericano en las Comisiones de Medio Ambiente y Turismo. Asimismo, ha sido Consejera Nacional del Partido Acción Nacional, Miembro de la Comisión Permanente de su Comité Ejecutivo Nacional, así como Coordinadora Nacional de Desarrollo Sustentable, y Coordinadora de Medio Ambiente de la Coalición Por México al Frente. Actualmente es Diputada Federal en la LXIV Legislatura, responsabilidad desde la que continúa trabajando por el bienestar de las y los mexicanos. Dirección: Cámara de Diputados, Oficina 64, Edificio H, Piso 2, Avenida Congreso de la Unión 66, Colonia El Parque, Delegación Venustiano Carranza, C.P. 15960, Ciudad de México, 50-36-00-00, ext. 59866. Página web: https://silviagarza.com.mx/ Correo: [email protected] Facebook: Silvia Garza Diputada, Twitter: @Silvia_Diputada, Instagram: @Silvia_Diputada

" Comentar Imprimir
03 Noviembre 2019 04:06:00
¿Qué nos deja Culiacán?
El pasado jueves 17 de octubre México y en particular el estado de Sinaloa fueron testigo de un hecho inédito en la política de seguridad nacional, en el actuar de las corporaciones de seguridad y de los grupos delincuenciales.

Un acto de terrorismo, una operación fallida, no importa el apellido que quiera dársele a los terribles hechos ocurridos en Culiacán que costaron la vida de, hasta ahora, 13 personas. Lo cierto es que la capacidad de respuesta operativa del Gobierno de la República fue puesta en duda y la consecuencia inmediata de ello es que el aparato gubernamental ha sido vulnerado.

Cuando un Gobierno no es capaz de dar seguridad a sus ciudadanos, se incumple uno de los principios fundamentales de la razón de ser de cualquier Estado, por ello es indispensable buscar soluciones con acciones eficaces; la total ausencia de conocimiento y estrategia para resolver un problema como este ya quedó manifiesta.

Por lo general, las guerras y los conflictos modernos se ganan o se pierden a nivel estratégico, no a nivel operativo o táctico. El estratégico implica planes para preparar todos los instrumentos nacionales de poder para el conflicto, orientación práctica para preparar a las Fuerzas Armadas y su liderazgo para lograr objetivos duraderos.

El Ejército ha dejado demostrada su capacidad y preparación en las operaciones impecables a lo largo de décadas de lucha contra el narco. Sin embargo, el llamado “operativo de Culiacán” lo que nos permite constatar es que el problema central radica en que hombres sin preparación están comandando como improvisados a personal militar altamente calificado, que requieren y merecen otro liderazgo.

Esta realidad trajo en consecuencia, la humillación a la que el Presidente sometió a nuestras Fuerzas Armadas, teniendo que abortar una misión para la que sin duda se encuentran preparados, el mal precedente que se sienta y que ahora provocará una lucha de guerrillas y no solo con criminales, pues el camino que van a tomar ante cualquier amenaza será ir contra los civiles; y tercero, se vulnera una democracia incipiente, pero institucional, en donde la violencia no tiene límites.

La irresponsabilidad que se tradujo en muertes, amerita respuestas que me hago como cualquier ciudadana o ciudadano ¿Cuál es el rol del Gabinete de Seguridad? ¿Operar de la mano de expertos temas que están fuera de la competencia de civiles –cómodamente instalados en oficinas– y no en el terreno de fuego?

¿Está en riesgo la credibilidad de las fuerzas militares? No, pero sí está forzado el Ejecutivo federal, al tapar sus torpezas estratégicas el operativo se abortó por el afán protagónico de políticos irresponsables, varias horas después de que nuestro Ejército había cumplido su misión, lo que deja claro que la política de seguridad de la 4T parte de un principio erróneo.

Qué desafortunado que, en el marco de una de las festividades más arraigadas de nuestra cultura, en los altares de muchas familias sinaloenses aparecerá este año la foto de las víctimas de un operativo fallido.

No llevamos ni un año de gestión de esta Administración y el país está sumido en un total desastre, en lo económico, en lo institucional, en seguridad, en lo ambiental, no debemos soslayar por otra parte lo que está sucediendo en otras sociedades latinoamericanas, como en Chile, Bolivia, Brasil, Colombia y Venezuela, que están saliendo a la calle, sociedades hartas de la corrupción, pero también de la ineptitud.

Por eso los contrapesos son indispensables, ya que permiten la suma de visiones y acciones que permiten un sano equilibrio y esto es en lo que debemos estar atentos a devolver a México.

Nos leemos la próxima semana.

¡Muchas gracias!
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65