×
Alejandro Irigoyen Ponce
Alejandro Irigoyen Ponce
ver +

" Comentar Imprimir
21 Agosto 2020 04:09:00
¡Que pasen los desgraciados!
Escuchar Nota
Primero, una gran afirmación, casi un axioma, una verdad que a estas alturas no necesita comprobación: el andamiaje del poder público diseñó y operó, desde hace muchísimos años, un esquema dedicado al 100% a saquear al país, a enriquecer a la casta dorada de gobernantes y políticos.

En el pasado sexenio, en la era del nuevo PRI, este saqueo sistemático del erario llegó a niveles obscenos, de voracidad y descaro inéditos, lo que es mucho decir en un país acostumbrado a los excesos y desvíos de sus gobernantes.

Ahora, con la “filtración” de la denuncia ante la Fiscalía General de la República del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya, con los señalamientos directos a los expresidentes Salinas, Calderón y Peña; con las acusaciones a cinco exsecretarios y ocho legisladores, pues confirmamos, una vez más, lo que ya sabíamos: que imperó una corrupción rampante.

Pero la filtración –que dicho sea de paso debe llenar de vergüenza a esta Fiscalía que permite que termine en la web una denuncia en un caso de alto impacto– abre ventanas, como advertir a los aludidos por dónde viene el golpe y, por supuesto, compromete el debido proceso, si es que algún día los involucrados son sometidos a proceso.

Lo que tenemos es un aparente afán por el show mediático, la ponderación del escarnio social sobre la ponderación jurídica. Más circo que justicia.

Entonces, mientras no se prueben los dichos de Lozoya y los aludidos no enfrenten en tribunales un proceso legal, estamos ante un espectáculo de la más baja manufactura, como ese en el que una señora peruana gritaba, “¡que pase el desgraciado!” para exhibir por exhibir la miseria humana, sin mayor propósito ni consecuencia; simplemente para entretener al respetable.

Sí, al pueblo bueno y sabio, circo, justo en el momento en que enfrentamos la crisis económica y sanitaria más grave de la historia.

En fin, pues ¡que pasen los desgraciados!
Imprimir
COMENTARIOS