0
×
1
Dan T
Dan T
ver +
[email protected]

" Comentar Imprimir
26 Febrero 2019 03:36:00
¿Qué pex con el PES?
Para nadie es secreto que Andrés Manuel López Obrador profesa la religión evangélica, pero lo que no sabíamos es que ya hace milagros. Yo hubiera querido que empezara por transformar el agua en vino, o ya de perdida en cerveza, pero no, el amado líder hacer su primer milagro con los peces. O, bueno, en realidad con el PES al que va a resucitar como Jesús resucitó a Lázaro.

Resulta que un magistrado electoral llamado Felipe de la Mata –grábate el nombre porque seguramente esta rata pronto andará a salto de mata– se inventó la más absurda de las excusas para revivir al Partido Encuentro Social. El PES se murió de muerte natural en las pasadas elecciones, pues no alcanzó el porcentaje mínimo que exige la ley para que los partidos conserven su registro. El registro no significa sólo el nombre sino, sobre todo, seguir recibiendo cientos de millones de pesos cada año y tener derecho a postular candidatos en las siguientes elecciones. Así que para los políticos perder el registro es una auténtica tragedia.

Creo que cualquiera de ellos preferiría perder un brazo –o un huevo o a su hermana– antes que perder el registro y su millonario financiamiento. Pues, bueno, el PES lo perdió con todo y que fue parte de la coalición Juntos Haremos Horchata que postuló a Andrés Manuel López Obrador. Es decir, el PES puso lana, la estructura de las iglesias evangélicas y algunas de sus candidaturas para que, al final, Morena se llevara tooodos los votos. ¿Suena injusto? Sí y no, porque finalmente fue decisión de la gente votar por otro partido (Morena o el PT) en lugar de hacerlo por el PES y, pues, ¡ni pex!

Pues, bueno, resulta que el magistrado De la Mata se sacó de la manga –con dinero baila el perro y el jurista se pone creativo– que no hay que aplicarle la ley al PES, sino que hay que perdonarle sus pecados y devolverle su registro y sus millones. Según su lógica, el PES tiene muchos diputados y senadores, más que otros partidos, por lo que no es justo que se quede chiflando en la loma. En pocas palabras, lo que el magistrado dice es: “¿Qué tanto es tantito violar la ley?”. Porque, le guste o no AMLO y sus secuaces, la ley es muy clara: si un partido no alcanza la votación mínima es porque la gente no lo quiere y, por lo tanto, debe desaparecer. Un partido político que no recibe votos es como un condón agujereado: no se puede volver a usar; hay que tirarlo a la basura.

Yo entiendo que López Obrador quiera tener contentos a sus amiguitos, pero ¿en serio tiene que violar la ley para hacerlo? Si tantas ganas tiene de que los dirigentes del PES sigan disfrutando los beneficios de ganar dinero sin hacer nada, que los inscriba en el padrón de ninis, que les pase sus 3 mil 600 pesos mensuales y que dejen de estar jodiendo.

Esto de resucitar muertos me recordó la historia del padre novato que iba a oficiar su primera misa y estaba muy nervioso, pues sentía que no se iba a acordar de nada de lo que tenía que decir. Por eso le pidió a su sacristán que se escondiera debajo del púlpito y que le corrigiera cada vez que se equivocara. Y resultó que ese domingo tocó hablar de cuando Lázaro fue resucitado.

–Y entonces –contó el padrecito– Jesús dijo: “Lázaro, levántate y anda”. Y Lázaro... ¡andó!

–¡Anduvo, güey! –le corrigió el sacristán.

–Bueno, sí, anduvo güey un rato porque lo despertaron de golpe después de tres días de muerto, pero a las pocas horas se le quitó.

¡Nos vemos el jueves!
Imprimir
COMENTARIOS


9

  • 1 2
  • 0
4 2
6 7
8 9 0 1 2 90 91 92 93 94 95