×
Marcelo Torres Cofiño
Marcelo Torres Cofiño
ver +
Marcelo Torres Cofiño es miembro del Partido Acción Nacional desde 2006, fue Diputado Federal del Estado de Coahuila en la LXII Legislatura. Fue Presidente del Partido Acción Nacional y actualmente es Diputado Local, coordinador del grupo parlamentario del PAN y Presidente de la Junta de Gobierno en la LXI Legislatura del Congreso del Estado de Coahuila.

" Comentar Imprimir
27 Enero 2019 03:55:00
¡Que tiempos aquellos!
¿Recuerdan aquellos tiempos románticos en los que ciertos legisladores coahuilenses defendían los intereses de la ciudadanía cuando estos se veían lastimados por las decisiones abusivas e ilegales de sus autoridades? ¡Qué lejos quedaron!

Con profunda nostalgia echamos de menos aquellos años en los que, ante licitaciones amañadas o a modo, pensadas para otorgar concesiones a empresas privilegiadas, esos legisladores se rasgaban públicamente las vestiduras y exigían dictámenes técnicos y financieros que justificaran las decisiones arbitrariamente tomadas, bajo la amenaza de acudir a instancias superiores para impugnarlas.

En ese entonces la razón les asistía y eran apoyados y reconocidos por abanderar las causas de los ciudadanos que eran justas. Se trataba de legisladores que conocían y comprendían la molestia de los mexicanos ante la manera grosera en que se otorgaban algunas concesiones y el elevado costo que estas les significaban.

¡Cómo olvidar cuánto protestaban esos legisladores determinadas licitaciones que iban en contra de la voluntad ciudadana! Toda la vehemencia con la que reclamaban los proyectos que eran asignados a empresas que no contaban con experiencia previa, sobre todo cuando se trataba de obras no prioritarias dadas las necesidades de sus estados o municipios. El énfasis con el que mostraban su indignación ante las habituales compras insólitas, que se hacían con el dinero del erario a costos alejados de toda proporción.

¡Qué decir de los escándalos que esos legisladores armaron, con toda razón, por las adquisiciones hechas a empresas fantasma, que no aparecían en el Padrón de Proveedores y Contratistas o que se realizaban sin la debida licitación! ¡Qué gusto daba verlos actuar y presentar denuncias contra las autoridades estatales y municipales y convocar a la prensa para mostrar las evidencias del saqueo impune de las arcas y demás bienes públicos!

Eran buenos tiempos en los que la ley era defendida a rajatabla porque las convicciones estaban firmes, puestas del lado correcto: el del interés ciudadano. En ese entonces lo importante no era ganar popularidad sino servir con un auténtico sentido político y bajo postulados firmes y creíbles. Pero, de manera lastimosa, esos tiempos se han terminado. Ahora, movidos sólo por la ambición desmedida por el poder se quedan callados ante la burla oficialista.

Hoy el Gobierno federal “honesto” compra 671 pipas para Pemex y se gasta 992 millones de dólares de los mexicanos sin que medie licitación alguna como manda la ley y guardan absoluto silencio haciéndose cómplices de lo mismo que antes, cuando tuvieron principios, cuestionaron. Para ellos, las convicciones de luchar por un México mejor fueron cambiadas por la búsqueda de una chamba o una candidatura.

Lejos quedaron las épocas de la decencia. Hoy sólo buscan la chuleta, incluso, defendiendo posturas ideológicas que antes despreciaban. Por eso hay ciudadanos que desconfían de aquellos que hacemos política, porque tienen muestras palpables de quienes lo traicionan todo con tal de agarrar un hueso.
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65