×
Leopoldo Ramos
Leopoldo Ramos
ver +

" Comentar Imprimir
02 Junio 2019 03:59:00
¿Qué van a encontrar?
La secretaria de Trabajo y Previsión Social, Luisa María Alcalde, dio a conocer que en agosto se sabrán los pormenores de la estrategia para ingresar a la mina de carbón Pasta de Conchos y tratar de recuperar los restos de los 63 trabajadores que siguen atrapados desde el accidente del 19 de febrero de 2006 (https://media.jornada.com.mx/ultimas/2019/05/30/expediente-y-plan-para-rescate-en-pasta-de-conchos-hasta-agosto-4267.html).

Por lo pronto el Gobierno federal consiguió ayuda de expertos de Alemania, Estados Unidos, China y Australia que harán equipo con rescatistas mexicanos. La noticia entusiasmó a familiares de los mineros muertos.

El rescate es la exigencia permanente, y al parecer 13 años después están frente a esa posibilidad.

Como es conocido, murieron 65 trabajadores que cubrían el tercer turno de labores, pero en los meses siguientes a la explosión las brigadas de rescate recuperaron dos cuerpos, el de Felipe de Jesús Torres Reyna, el 23 de junio de 2006, y el de José Manuel Peña Saucedo, el 1 de enero de 2007.

Por la magnitud del estallido, pues en su momento la empresa dio a conocer que la detonación provocada por el gas metano elevó hasta a mil centígrados la temperatura en el socavón, no resultaron con quemaduras, murieron por asfixia al quedar atrapados por un derrumbe.

Teorías de los trabajadores sobrevivientes, en poder del Ministerio Público, indican que la mayor parte de sus compañeros estaban desplegados casi al fondo de la excavación, y si los dos cuerpos recuperados fueron localizados más próximos a la entrada, ¿el resto habría muerto por la onda de calor? Si así fuera, ¿qué encontrarán las brigadas de rescate, considerando las altas temperaturas, humedad y paso del tiempo a las que los restos humanos estuvieron expuestos todo este tiempo?

El obispo Raúl Vera López está al pendiente de la tragedia, cercano a los deudos, y luego de sellar los tiros de ventilación y de la bocamina por parte de la concesionaria Grupo México y su filial Industrial Minera México, para dar por cerrado el caso con el visto bueno del Gobierno de Vicente Fox, empujó una teoría macabra: los 63 trabajadores murieron con el paso del tiempo, sin agua, comida, y en espera de ser llevados a la superficie.

¿A qué se van a enfrentar los brigadistas, si como el 1 de mayo pasado lo anticipó el presidente Andrés Manuel López Obrador, logran penetrar y avanzar por el interior de la carbonera localizada en el ejido Santa María, de San Juan de Sabinas? Las dos hipótesis son tan extremas, como opuestas: restos humanos convertidos a polvo, o cadáveres de personas que, como lo sostuvo el titular de la Diócesis de Saltillo, se desvanecieron poco a poco.

En cualquier caso el rescate implica darle oxígeno a la peor tragedia minera en la historia contemporánea de México, y revivir la exigencia de las familias para proceder legalmente en contra de la empresa, sindicato y autoridades de Gobierno por homicidio industrial. Vale la pena esperar unos meses para conocer la verdad.
Imprimir
COMENTARIOS


6

8
  • 0 1
  • 7
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65