×
Querida Ángela
Querida Ángela
ver +
La vida cotidiana nos presenta día a día infinidad de situaciones y en algunos casos necesitamos del consejo experto. Querida Angela es una columna que busca responder a todas sus preguntas. Escribe a: [email protected]

" Comentar Imprimir
18 Marzo 2009 03:00:52
Queda mal en el trabajo
QUERIDA ÁNGELA: Te voy a contar una bronca que no tiene nada que ver con lo sentimental, pero como quiera es algo que me atormenta.

Bueno, lo voy a explicar desde el inicio, soy la mano derecha de mi supervisor en la oficina.

Hace unos meses me habló sobre unos planes para ascenderme y cuando todo estaba viento en popa, de pronto todo se cayó.

Han pasado varios meses, todo continuó como siempre, yo haciendo más trabajo que mis compañeros y ganando el mismo sueldo.

Mi novio vive en el extranjero y en diciembre me excedí e hice unas cuantas llamadas de larga distancia desde la oficina.

La verdad es que muchos de mis compañeros también lo hicieron, pero yo me sentía culpable, hablé con mi otra supervisora y acepté mi error y le ofrecí pagar las llamadas. Tuvieron que hacer una reunión para sacar todos los números a los que habían marcado. Al principio nadie quería hablar, y yo tuve que empezar la reunión pidiendo disculpas y di el número al que marqué.

Para esto, todavía no había hablado con mi otro supervisor, pero yo me sentía muy avergonzada, no había tenido tiempo. Cuando hubo una oportunidad hablé con él y le dije que sentía mucho lo que había hecho y le prometí que nunca volvería a suceder, pero él dijo que reconocía por qué había hecho lo que hice.

Me dijo que yo me había vuelto “loca” por mi novio, pero que al menos admití el error y traté de resarcirlo.

Hasta ahí todo iba bien, desde entonces traté de hacer mi trabajo lo mejor posible, sin meterme en broncas y cumpliendo todo puntualmente, pero cometí un error garrafal.

Mi supervisor me pidió que le enlazara una videoconferencia en su computadora, porque para esto yo tengo las claves de todo porque él me las dio. Cuando me acerqué a su computadora vi que tenía abierta la bandeja de entrada de su correo electrónico.

Yo ya tenía lista lo de la conferencia, pero él estaba ocupado en otro asunto, así que mientras él llegaba me puse a husmear en la computadora.

Vi un correo sobre un tema importante, simplemente no pude controlar el impulso y le di “clic” para ver de qué se trataba.

Para mi pésima suerte, en ese momento entró él a la oficina, los nervios se me agarrotaron y traté de inmediato de cerrar la ventana, pero ésta no se cerró y él se dio cuenta, porque llegó de inmediato a mandar un correo.

Cuando vio que cerré la ventana impulsivamente me preguntó por qué había hecho eso, si lo estaba leyendo, pero me quedé en blanco y no supe qué contestarle.

Entonces me dijo que quería saber qué era lo que realmente estaba buscando yo en su correo. La cara se me puso roja como camarón y me quedé sin habla.

Él ya no hizo ningún comentario, ni me regañó, pero estoy segura de que mi ascenso se fue a la basura. ¿Tú qué piensas? ¿Tendrá remedio esta situación?

MONITOR

QUERIDA MONITOR:
La mayoría de los jefes buscan tener a su alrededor gente en la que puedan confiar. Más allá de las capacidades o habilidades, para las personas que tienen empleados a su cargo, buscan en ellos la seguridad de que sus asuntos están a salvo por ser alguien en quien pueden confiar.

Aún así, puede que no todo esté perdido, sólo necesitas ser en extremo cuidadosa de ahora en adelante.

Cumple con tu trabajo al pie de la letra, procura no meterte en los “chismes” de la oficina.

Tal vez hayas dado una mala impresión con lo que pasó, pero si demuestras que eres responsable, es probable que tus superiores decidan darte la oportunidad que tanto anhelas. Te deseo mucha suerte.

Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5