×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
04 Mayo 2019 03:45:00
QUERIDA ACTIVA
Soy una mujer saludable de 36 años. Hace año y medio que me casé con el hombre de mis sueños. Él era divorciado y también es un hombre saludable de 39 años. Y aquí está mi problema.

Tenemos relaciones sexuales sólo una o dos veces por semana y debo decirte que es fabuloso. Por eso mismo yo quisiera que fuera más seguido que eso. Antes de casarnos nuestra vida sexual era exactamente como ahora que estamos casados. Por otro lado, nos llevamos de maravilla en todos sentidos.

He tratado repetidamente de hablar con él sobre este asunto y su respuesta ha sido: “hago el amor contigo más de lo que lo hacía con mi exesposa, con mi exnovia y con cualquier mujer con la que he tenido relaciones”. Y le ha pasado en tres ocasiones que ha estado impotente de un año para acá.

También me ha dicho que por su edad necesita un largo rato para “recuperarse” después de que tenemos sexo. Como su padre estuvo enfermo de la próstata, él fue con un urólogo a checarse hace un año, cuando se sintió impotente, pero lo revisó y le dijo que está bien, que debía ser por estrés que le había sucedido eso, que se calmara y le recetó algunas pastillas. No ha querido ir de nuevo a que lo revise, pero se levanta dos o tres veces en la noche a orinar.

Un día que estaba de malas y le mencioné el asunto de que me gustaría tener sexo más seguido, me llamó “ninfomaníaca”, que soy un “depósito de sexo”.

Estoy preocupada y algo decepcionada de que esté sucediendo esto tan pronto en nuestro matrimonio. Por favor dígame qué hago o cómo me comporto para no lastimar mi matrimonio. Gracias mil.

ACTIVA

QUERIDA ACTIVA:
Si en realidad estás deseosa de más sexo y tu esposo no está disponible con la frecuencia que deseas, la opción que te sugiero es que hagan tus deberes de la casa sin requerir ayuda y así mismo actividades de otro tipo como gimnasia, baile, que te unas a un círculo de lectura y todo eso te ayudará a no pensar tanto en el sexo. Pero no le digas a tu esposo que lo haces por ese motivo, porque lo harías infeliz. Hazlo porque tú necesitas más satisfacción sexual de la que él puede darte, y déjalo así.

Sin embargo, yo diría que cualquier hombre de la edad de tu esposo, que necesita levantarse para ir a orinar dos o tres veces en la noche, debe ver a un urólogo, no a causa de su desempeño sexual, sino por razones de salud.

Convence a tu esposo para que, por ese motivo, no retrase la visita al urólogo.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5