×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
01 Julio 2019 04:03:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Soy una mujer de 79 años que gracias a Dios aún puedo vivir sola, haciendo mi quehacer en casa, manejo mi carro y participo en gran parte de las actividades familiares. Leo Zócalo todos los días, la lectura siempre ha sido una fuente de gran placer para mí. Visito a mis parientes y amigos o me visitan y con ellos voy al cine, al teatro y a actividades culturales y sociales.

Pero… sin la generosidad de dos donadores de córneas y sus familiares, mi vida sería muy diferente.

Hace cuatro años mi vista comenzó a fallar tanto y a tal grado que los oftalmólogos que vi recomendaron el trasplante de córnea, primero en un ojo y dos años después en el otro. Tal vez algo raro y desastroso, pero así fue. Yo me sentí terrible cuando me lo dijeron, pensé que iba a quedarme ciega y me desplomé.

Pero sucedió el milagro: El tejido para los trasplantes vino de dos donadores anónimos. Sin estos dos valiosos regalos de desconocidos, estaría totalmente ciega.

Por favor use el día de hoy su columna para animar a todos sus lectores y que ellos pasen la voz a otros, para que se conviertan en donadores de córneas, de órganos en general, y que recuerden que después den su autorización ante notario. Discutan también con sus familiares sus deseos.

En demasiadas ocasiones las familias dudan en cumplir el deseo de un ser querido de ser un donador. Cuando esto ocurre los preciosos regalos que podrían ayudar a otros a llevar vidas más largas y plenas, se pierden para siempre.

Todos vemos el sentido común en el papel, vidrio y plásticos reciclados. También deberíamos ver el sentido común de volver a usar los tejidos y órganos valiosos de seres humanos que ya no pueden usar sus cuerpos.

Yo a mi edad avanzada, tengo firmada mi autorización y mi familia sabe lo que yo quiero que se hiciera con mi cuerpo cuando muera, si se pudiera aún y sirviera para algo. Ustedes lectores, ¿se han encargado de ese importante asunto?

gracias por publicar mi carta Ana. Dios te bendiga.

E. L. E.

QUERIDA E. L. E.

Aquí está su carta y mi sincero agradecimiento por escribirla. Y va mi exhorto a mis queridos lectores para que tomen esa hermosa decisión… Ya.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65