×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
05 Julio 2019 04:05:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Creo que usted va a decir o al menos pensar que mi carta no merece ser publicada, pues habrá muchas que estarán pendientes de ser publicadas y contestadas y que tienen verdaderos motivos de estar en sus manos porque tienen problemas. Sin embargo, me atrevo a enviarla a ver si me da un pequeño espacio porque de alguna manera, entre todas esas cartas importantes, la mía lleva un sencillo mensaje. Si acepta publicarla, se lo agradezco mucho. Y la felicito sinceramente por su excelente columna diaria.

Quiero expresar mi sentir y ofrezco una disculpa si alguien se siente ofendido o lastimado, no es mi intención. Se trata de lo siguiente: he conocido a varias personas que han logrado grados de Doctor o Maestro por sus estudios, y me parece excelente que la gente continúe estudiando para lograr sus objetivos. Sin embargo hasta me da un poco de risa cuando esos doctores, en cualquier disciplina, se molestan si no se les llama “Doctor”. Quiero decirle que mi padre puso todo ese asunto en su perspectiva correcta cuando me convertí en vicepresidente de una corporación importante a nivel mundial a una edad relativamente temprana.

Me recordó que el número de personas que asistiría a mi funeral dependería de lo bien que me portara y tratara a todos, y también “a cuánto lloviera ese día”. Mi esposa administró otra dosis de humildad… involuntariamente, estoy seguro, cuando salía yo hacia la oficina, mi primer día como vicepresidente, me gritó: “No olvides llegar a comprar la leche para los niños”.

J. G. M.

QUERIDO J. G. M.:

¡Qué afortunado es usted! Entre su papá y su esposa nunca perderá la humildad. “Ni se caerá de un ladrillo”, como dicen algunos.

Y su carta es tan importante como cada una de las que recibo. Felicitaciones por su importante logro en plena juventud.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65