×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
17 Julio 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:

Voy a tratarte un asunto que quizás consideres sin importancia, pues tus lectores tratan asuntos delicados y muy serios algunos. Pero espero puedas ayudarnos. Después de 10 años de haberse divorciado de mi papá, mi mamá volvió a casarse con un hombre excelente. Todo va muy bien con su nuevo esposo y nosotros, sus hijos, ya casados, nos sentimos felices por ella.

El problema es su cuñada. Hermana de su esposo. Ella siempre que visita a mi mamá lleva algo de comida. Mi mamá le ha pedido que no lleve nada, pero no hace caso. La pasada Navidad llegó con un espagueti y un pastel, cosas que ella misma había preparado. Mi mamá tenía una deliciosa cena, pero tuvo que servir también lo que llevó su cuñada. Debo decir que tanto el espagueti como el pastel estaban deliciosos, pues ella es excelente cocinera. Mi mamá se ha quejado de eso con su esposo, pero él piensa que no es malo que su hermana llegue siempre con comida.

Un día hice una piñata para uno de mis niños y la invité a ella. Le pedí que me ayudara a preparar la comida para los niños y las mamás, pero cuando llegó llevaba hot dogs, gelatina y un pastel. Ya no sabíamos qué hacer con tanta comida. Yo no quiero que mi mamá se disguste con su esposo, pero yo la apoyo, ya que mi mamá no necesita que su cuñada lleve comida, pero no ha podido hacerla entender.

Por favor, ¿puedes darnos una sugerencia sobre este asunto, aunque parezca sin importancia, pues está molestando mucho a mi mamá y puede terminar en problemas? Gracias de todo corazón.

NIKKI

QUERIDA NIKKI:

Ninguna carta de las que recibo es sin importancia, y la tuya en verdad es importante. Gracias por escribirme y confiar en mí. La cuñada de tu mamá va a continuar llevando comida, aunque insistan en pedirle que no lo haga. Así es ella. Hay dos caminos: el que pienso es más fácil, es aceptar que ella es así y recibir graciosamente lo que lleve cuando las visita. Mucha gente –yo misma lo hago– llevamos algo de comer cuando nos invitan o visitamos a una amiga. No tanto como esa señora, pero alguna fruta buena, un postre, un dulce o flores. Otra opción es que cuando ella llegue con comida, elogien sus habilidades culinarias y decirle que como todo está preparado, servirán la cena que preparó tu mamá y disfrutarán en familia al día siguiente lo que ella llevó. Si lo hacen con amabilidad y sutileza, ella no se sentirá lastimada. Mi principal recomendación es recordarles que la cordialidad y armonía, principalmente con la familia política, son primordiales.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65