×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
05 Agosto 2019 04:00:00
Querida Ana
QUERIDA ANA:
Tengo 46 años, estoy divorciada hace tres años después de un matrimonio de 26 años que en ocasiones fue muy turbulento. Trabajo tiempo completo y asisto a la universidad pues quiero terminar la carrera que dejé trunca.

Tengo dos cariñosas y queridas amigas que me han ayudado mucho a través de mis momentos difíciles con consejos, estímulos, compañía. Muchas veces he tomado sus consejos, ya que casi siempre han sido muy buenos. Sin embargo, hace dos meses tomé yo sola una decisión que ha causado una ruptura entre ellas y yo, y eso me ha dañado mucho, pues casi no me hablan.

Mi hijo, que actualmente tiene 25 años y su esposa, me invitaron a vivir con ellos hasta que termine mis estudios y he aceptado la invitación. Eso disminuye grandemente mi carga económica que es de colegiatura, libros, etc., además de los servicios de mi casa, ayuda en el servicio y otros gastos. Y por otro lado pude rentar mi casa. Tanto mi hijo como mi nuera tienen excelentes empleos y muy buenos ingresos, y todavía no tienen niños ni ella se embaraza aún. Ellos son muy estables y serenos, y me llevo excelentemente bien con mi nuera, y mi hijo está feliz de que estoy con ellos y de poder apoyarme.

Mis amigas están sorprendidas de que yo haya aceptado vivir con ellos, que solamente tienen un año de casados. Piensan que estoy invadiendo su intimidad y que yo no voy a tenerla tampoco, así como mi independencia. Yo les digo que esto es solamente un arreglo que durará mientras termino mis estudios, para lo cual faltan solamente dos años. Les hice hincapié en que el factor más importante es que ese arreglo está bien con mis hijos y también conmigo.

Durante estos dos meses que he vivido con ellos todo ha ido viento en popa. Su casa es grande, así que ellos no se meten conmigo ni yo con ellos. Entramos y salimos cuando queremos. Tienen ayuda diaria en la casa pero yo me entiendo con el arreglo y limpieza de mi recámara y ayudo a mi nuera con detalles y algunos días a hacer el desayuno o la cena. Mi habitación está retirada de la de ellos, tengo mi propio baño y eso me animó mucho a aceptar su invitación.

Una de mis amigas me dijo que ella no irá a visitarme a la casa de mi hijo porque se sentiría incómoda y la otra me dijo que no le parecía bien lo que había hecho; ambas dijeron que no les había pedido consejo. Quiero mucho a mis amigas pues me han ayudado en tiempos difíciles y me duele lo que sucede, pero también me da la sensación de que quieren controlar mi vida, que no les pareció la decisión que tomé porque no lo comenté con ellas ni pedí su
opinión.

Mis amigas tampoco están de acuerdo en que yo me lleve bien con mi ex, quien ahora anda de novio con otra. Yo asistí a terapia antes y después de que me divorcié. Él también lo hizo. Finalmente todo está en paz entre él y yo y con nuestro hijo y nuera todos nos llevamos muy bien. Te ruego que me ayudes. Estoy angustiada con la actitud de mis amigas. Gracias anticipadas.


AMIGAS CONTROLADORAS QUERIDA AMIGAS CONTROLADORAS:
Parece que tu vida va en el camino correcto después de años de vicisitudes en tu matrimonio. Tus amigas deben tener buenas intenciones, pero amenazarte con no visitarte mientras vivas con tu hijo y su esposa, me parece injusto, y suena a chantaje. Tus relaciones con tu hijo y tu nuera son admirables y ahora con tu exesposo muy buenas. Tú andas bien. Habla con tus amigas y a menos que ellas estén dispuestas a dejar esa actitud, parece que es tiempo de que empieces a ampliar tu círculo de amistades. Felicitaciones por tu vida actual.
ANA

Imprimir
COMENTARIOS


6

  • 8 9
  • 7
1
3 4
5 6 7 8 9 60 61 62 63 64 65