×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
25 Febrero 2019 03:30:00
Querida Sin Golpes
Mi segundo hijo nacerá el mes próximo Dios mediante. Mi primera niña tiene 3 años y medio. Soy hija única, mi papá murió hace seis años y mi mamá gracias a Dios todavía vive. Ella vive en otra ciudad, como a 400 kilómetros de aquí, pero ya me dijo que viene a estar conmigo para cuando dé a luz.

Cuando mi hijita tenía 5 meses, mi mamá recibió una invitación de una amiga suya que es asiática y vive en un país asiático, para que fuera a pasar con ella unos meses. Mi mamá aceptó y se fue y vivió allá, no solamente unos meses, sino poco más de dos años. Ella y su amiga (también viuda) siempre se llevaron muy bien. La señora vivió en México bastantes años en compañía de su esposo y sus dos hijos, ya que él trabajaba con una empresa extranjera que lo mandó a México y vivieron muy próximos a la casa de mi mamá, y como se veían mucho, hicieron muy buena amistad. La amiga le ha insistido en que vuelva a acompañarla y mi mamá está animada a irse de nuevo porque dice que fue muy feliz allá, que le gustaron mucho las costumbres y que las ciudades son muy hermosas y el campo también, dice que sólo espera que nazca mi bebé para hacer sus maletas e irse. Ella siempre ha sido muy independiente. Yo lamento que mi mamá esté tan lejos, pero si ella es feliz, yo también lo soy, aunque la extrañe.

Estoy muy contenta porque mi mamá estará conmigo cuando nazca mi bebé, pero estoy algo preocupada por la manera como ella ha adoptado costumbres de por allá. Cuando ha venido a visitarnos me di cuenta de que cree que las nalgadas y las bofetadas son la manera de hacer disciplina con los niños. Un día, cuando estaba aquí, le dio una bofetada a mi hija, molesta le dije que no es la manera como nosotros disciplinamos a nuestra hija, que una bofetada puede dañar el tímpano del oído y causar sordera. Me dijo que allá donde ella estuvo lo hacen siempre los papás y los hijos son muy obedientes y no les pasa nada en el oído ni les dañan las nalgadas.

Estuve hablando con ella hace dos días para ponernos de acuerdo de su viaje hacia acá y de su estancia y en eso comenzó la niña a llorar porque estaba cansada. Le dije a mi mamá que la volvería a llamar una vez que acostara a la niña y se durmiera. Mi mamá me dijo que le diera una bofetada para calmarla. Yo me siento muy mal con eso.

Mi esposo y yo no queremos que mi mamá le dé nalgadas o bofetadas a mi hija cuando esté con nosotros o cuando yo esté en el hospital y ni pueda ver qué hace en casa con mi hija, si es que llorara o se pusiera necia. Por favor dígame qué puedo hacer. ¿Cómo le hago ver a mi mamá que no se golpea a los niños? Muchas gracias por su ayuda.

SIN GOLPES QUERIDA SIN GOLPES:

Dile a tu mamá que para ustedes la manera más efectiva para corregir a los hijos es hablar con ellos. Que el castigo corporal no solo destruye la autoestima y la confianza de un niño, sino que también refuerza la idea de que la fuerza corrige. Darle golpes a un niño cuando se comporta mal significa que el adulto ha “reaccionado”, en lugar de utilizar la situación como una oportunidad para enseñar un comportamiento más apropiado. Los niños aprenden mejor en una atmósfera de cooperación, a través de la enseñanza, discusión y observar a los adultos que manifiestan un comportamiento responsable y cariñoso.

Cuando tu madre llegue, tú y tu esposo debieran aclararle que no tolerarán que le pegue a la niña. Explíquenle que quieren que su hija quiera a su abuelita y que no tema su llegada ni sus visitas. Si la niña llegara a portarse mal, aclárenle que tú y tu esposo manejarán la disciplina y luego enséñenle cómo lo hacen. Contrario a la creencia popular, se pueden enseñar nuevos trucos a un perro viejo. Quizás tu madre aprenda del ejemplo de ustedes. Si no sucediera eso, no la dejen sola con su nieta. Felicitaciones por su nuevo bebé, y espero que llegue con felicidad.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5