×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
05 Abril 2019 03:47:00
Querida Traicionada
Hace cuatro años falleció mi esposo a quien quise muchísimo. Fuimos muy felices a pesar de que no tuvimos hijos. Pero puedo decirle que ni falta nos hicieron de lo felices que fuimos los dos juntos. Yo tengo ahora 56 años. Dos años antes comenzó a estar enfermo del corazón, le dio un infarto y ya no quedó bien del todo. Seguimos adelante viendo doctores y con tratamientos, pero a pesar de que trató de vivir una vida más o menos cuidada, un día le dio otro infarto y ya no se pudo hacer nada. Murió dos días después en el hospital.

Yo estuve muy triste y abatida durante varios meses, pero la ayuda de mi familia y de mis amistades me ayudó mucho. Como a los 10 meses comencé a salir a meriendas y reuniones y a llevar una vida normal. Desde luego sin olvidar a mi querido esposo, y aún lo recuerdo muchísimo.

Hace casi un año conocí a un viudo en una reunión de un matrimonio amigo de ambos. Es un hombre muy bien parecido, es divorciado, tiene dos hijos ya casados y viven fuera del país. Nunca los conocí. En esa reunión estuvimos conversando mucho y allí empezó el romance entre los dos. Fue algo más allá de lo que yo había esperado y había creído. Comenzamos a salir y mis amigas y familiares se sintieron muy entusiasmadas, me animaron a que continuara saliendo. La situación se fue haciendo más formal y un día me invitó a viajar con él en un viaje de negocios al centro de la República. Yo acepté, más asustada que contenta, pero estuve muy feliz y nos sentimos encantados los dos.

Al regresar nuestra relación estaba más fortalecida y te aseguro que no pensé que podía volver a ser feliz, pero lo fui. Entonces un día, como él no tenía carro y yo había vendido el mío, decidimos ir a comprar uno. Quiso un crédito, pero a quien se lo dieron fue a mí porque tengo respaldo económico. Y cuando él se veía apurado para pagar el abono del carro, yo le prestaba para que hiciera el pago. Eso sumó entre 90 o 100 mil pesos. Todo estaba perfecto y yo feliz.

Hace 10 días me llamó por teléfono la señora que le ayuda en la casa a él y me pidió que fuera para hablar conmigo, que como él había salido fuera por dos días, podía ir a cualquier hora. Fui esa misma tarde y me dijo que se había dado cuenta que yo era una buena mujer y por eso quería decirme que él tenía una aventura con una señora con la que se había gastado el dinero que yo le prestaba, y que tenía ya cuatro años con ella. La mujer no tenía razón para mentirme y cuando él regresó lo confronté y, bajando la cabeza, aceptó todo. Le dije que no quería volver a verlo y no lo he visto desde entonces.

Estoy tratando de olvidarlo, pero es difícil. Lloro mucho y no quiero ver a nadie. ¿Qué me aconsejas? Te agradeceré mucho tu respuesta.

TRAICIONADA

QUERIDA TRAICIONADA:

Un hombre que engaña de la manera como él te engañó, no merece que lloren por él. Vuelve a tu vida social como antes y da lo mejor de ti misma en todo. Ya probaste que nunca es demasiado tarde para empezar de nuevo. Estás en una edad estupenda para, si lo deseas, encontrar un buen hombre que te haga feliz. Pero antes te recomiendo que busques a un abogado que entable una demanda contra ese hombre para recuperar el dinero que le prestaste. Y si tienes un juego de llaves del automóvil, ve por él.

Suerte, mucha suerte. Y ni una lágrima más por él.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5