×
Querida Ana
Querida Ana
ver +

" Comentar Imprimir
05 Febrero 2019 03:51:00
Querido desesperado
Hace 22 años me casé con una mujer a la que he querido mucho y respetado mucho. Tenemos dos hijos. Una hija de 18 años y un hijo de 16. Había sido muy feliz hasta hace unos seis meses, cuando un cambio muy grande se operó, primero en mi esposa y luego en mi hija. Como digo, yo siempre he respetado a mi esposa. En mi casa nunca ha faltado algo. He trabajado arduo para sostener a mi familia y hasta tenemos tres carros, una casa muy grande y bonita con gran jardín. Tenemos bastantes amigos y muchas buenas relaciones. Mi esposa y yo siempre nos hemos llevado bien, pero eso ya no es así.

Resulta que mi esposa comenzó a referirse a mí (y a todos los hombres) como “estúpidos”. Al principio pensé que era broma, pero eso fue en aumento, y lo peor es que luego mi hija comenzó a hablar de la misma manera. Las cosas han llegado al punto en que no puedo abrir la boca sin oír “ustedes los hombres son unos estúpidos”. Y ya ni cumple con sus deberes. Si al menos pregunto qué hay de cenar me dice: “No seas estúpido. Busca tú mismo”. Estoy muy solo y desesperado, pues le comenté a mi hijo y me dijo: “No me interesa”, y se va. Sólo viene a casa a comer y cenar. Todo es un caos.

Les he pedido repetidamente que se detengan, que no es correcto su proceder y lenguaje, pero dicen que todo es “broma” y me dicen que soy “demasiado sensible”. Amo a mi esposa y claro a mi hija, pero ya no puedo soportar eso, no puedo permanecer en este matrimonio si continúan insultándome. Además, mi esposa está envenenando mi relación con mis hijos. Antes mi hija era una buena chica, ahora la considero un pequeño monstruo con la anuencia de mi esposa. Sugerí a mi esposa que fuéramos a terapia, pero dijo que no. Y cuando ella le comentó mi petición a mi hija, ella me tildó de “opresor”. ¿Qué pasó en mi hogar? ¿Entró el demonio? ¿Qué puedo hacer? Estoy

DESESPERADO

QUERIDO DESESPERADO:

El comportamiento de su esposa es totalmente grosero y hostil y la manera como lo trata es una falta de respeto completa; y no es “broma”, como ella dice. Y lo peor es que está moldeando ese comportamiento en su hija y perjudicando su relación con ella.

Si su esposa se niega a ir a terapia como recurso final para terminar con ese, que yo califico como “infierno”, le sugiero que vaya usted por su cuenta. Casi puedo garantizarle que cuando lo haya hecho adquirirá suficiente conocimiento y fortaleza para afrontar una decisión difícil. Mientras, pida a Dios paciencia.

ANA
Imprimir
COMENTARIOS



0 1 2 3 4 5